domingo, 25 de abril de 2010

Un Café, Por Favor

Eterno Romance con mi Querido Cafetín de Buenos Aires

La confitería o el bar son la visita obligada de cada salida, es el templo donde se rinde culto al tradicional cafecito de Buenos Aires. Una salida nunca será completa si no se pasa por alguno de estos clásicos reductos a degustar este sabor tan característico.
En horas de trabajo, después del cine, del teatro, de comer o de salir a caminar. Toda excusa es buena para pasar a tomar una taza de eso que nos quita el sueño y nos rejuvenece unos pocos segundos.
Forma parte de un ritual porteño, un estilo de vida. Allí aprovecho para descansar, leer, distraerme mirando por la ventana, charlar sobre cualquier cosa, enredarme en interminables discusiones o simplemente divagar.
También me gusta Starbucks con sus mullidísimos sillones y su extravagante variedad de cafés: ¡qué maravilla el Caramel Macchiatto!, es como el elixir de los dioses... pero no lo cambio por nuestras tradicionales Cafeterías, para mí son irreemplazables porque representan mi identidad, y me definen. Ahí están. Siempre abiertos.
El Gato Negro y su bohemia invernal; La Biela, el Florida Garden y toda su elegancia; el Café de Los Angelitos y su fuerte impronta tanguera.
Otro ícono de nuestra ciudad es El Banderín, bar super tradicional que forma parte de los más de 70 bares notables de la ciudad pero que también incorpora nuevos hábitos como por ejemplo, la reunión de Twitteros.

Café El Banderín

Me falta conocer la Confitería Del Molino, ubicada frente al Congreso y que cerró en 1997 por un problema de larga data con sus herederos. Éste parece ser un lugar mítico, sobre el que escuché miles de historias de amores y desamores que allí transcurrieron; cada tanto surge el rumor de que la reabrirán, espero que no falte mucho.
No puedo dejar de nombrar a Clásica y Moderna, lugar cálido y repleto de libros, con muestras permanente de arte y exposiciones.

Clásica & Moderna

En el espléndido barrio de Palermo, más precisamente en la Placita Cortázar, ahí donde los artistas plásticos exponen su talento conviven desde los bares más tradicionales hasta los que tienen músicos de jazz en vivo. En ese lugar todo está pasando todo el tiempo, se respira un aire de ensoñación bajo el cielo azul perenne de mi Buenos Aires querido. Que decir del Tortoni historia, cultura y memoria urbana. Mística y gloria de la Reina del Plata.
Esta pasión argentina también tiene en otras ciudades sus puntos de encuentro obligados pero es en Buenos Aires donde esta costumbre importada por los miles de inmigrantes europeos constituyó un verdadero emblema y selló la personalidad porteña. La bohemia sigue presente aunque de un modo distinto, tal vez ya no se pasan tantas horas en el bar, tal vez ya no amanecemos con la nostalgia y el humo del cigarrillo impregnados en el cuerpo y en el alma, pero qué buenos momentos se siguen pasando en los Cafés de Buenos Aires!

16 comentarios:

luther blues dijo...

Hola Caro ,cuanta verdad decis en lo que respecta a la identidad ,yo sin ser porteño y vivir alejado de la capital ,tengo mis lugares en donde me aislo por un momento disfrutando de un cafecito siempre acompañado de un buen libro.
De los que nombrastes en la reseña creo que "Clasica y Moderna " se asemeja mas a mi gusto particular .
Sobre los bares en Palermo donde abunda el jazz en vivo tomare tu consejo para visitarlo ,gracias por el dato corazon.
Te mando un abrazo y te deseo muy buena semana y el placer de siempre visitandote .
Besos !

Alejandro dijo...

Los cafes me hacen acordar al personaje mas emblematico de Buenos Aires, mi ejemplo a seguir... si, me refiero a Cacho Castaña.

ruma2008 dijo...

Muchas gracias por una facilidad.

Me alegro de haber visitado en su blog.

patricia dijo...

para mí un cortadito, por favor! qué lindo paseo me has dado por estos Cafés tam emblemáticos, hace tanto que no voy por ahí!!!
besos, muchos besos!

Carmen dijo...

Carolina, me has alegrado el día con este paseo por los cafés más entrañables de Buenos Aires. Es un placer recorrerlos de tu mano y pluma. Tu texto refleja a la perfección el ambiente de estos lugares con solera y tradición que afortunadamente aún existen en muchas ciudades. ¡Ya me gustaría conocer estos que mencionas!.

Besos

La Dame Masquée dijo...

Madame, que maravilloso recorrido!
Tomo nota de los lugares que usted propone para cuando un dia visite Buenos Aires. Con lo que me gusta sentarme en un viejo café!

Feliz comienzo de semana

Bisous

martinealison dijo...

Oh caroline ! Tu me fais rêver, tu me fais voyager l'esprit... Ton café je le sens, je le vois mais snif je n'en aurai pas!!!
Jusqu'à il y a seulement 4 ans je ne buvais jamais de café, seulement du thé. Je n'ai pas abandonné le thé mais j'ai découvert le café grâce à une personne et depuis j'adore. je me moque royalement si celui se boit ou ne se boit pas au-delà d'une certaine heure! Chaque soir j'en prends plusieurs tasse dans mon lit! et hum...!
J'aimerais bien cependant me plonger dans l'atmosphère que tu décris si parfaitement bien de ces lieux mythiques où l'on peut déguster et s'abreuver d'histoire de tous genres...
Merci Carolina... Amitiés.

Jacson Faller dijo...

Carol, tive a oportunidade de passar (quedar) bons dias em Palermo Viejo... foi maravilhoso... exatamente como dizes em relação aos cafés... e ainda (todavia) há a cultura, o estilo de vida, muito parecido com o qual fui criado.
Muito bom.

"dos medias-lunas y un cortadito, por favor"...

Abrazo.

(y cuándo salir de copas... Quilmes, ok!?)

patricia dijo...

hey, Carol, feliz cumple mes!!! hoy hace cinco meses que empezaste este precioso espacio.
gracias por todo lo que das en cada entrada, me encanta poder compartir con vos estos momentos, leerte, aprender, reirme...
un beso enorme!!!!

Cuarentañera dijo...

Pos yo debo tener alma porteña, adoro el cafelito, ese perodo mientras espero y leo, o curioseo.
Aromatica entrada.
Un beso

Alma Poética dijo...

Gracias por visitarnos, muy agradecido de la rsrsrsrsrsrs predicado muy dulce, muy talentoso y también amar a tu blog, no se olvide de retirar el precinto de vuelta siempre el amor de sus visitas, el intercambio de amor tbm contigo si tienes msn y claramente la conoce mejor que puedo habilitarlas?

Angel besos Carolina hermosa mujer

Marquinhos

Daniel dijo...

Para los viciosos como yo, el café sin pucho ya no es lo mismo...

Julián Andrade dijo...

¡Qué hermosa descripción has hecho!, he vuelto a recordar algunos de mis buenos momentos en Buenos Aires. Olvídate de Starbucks, donde esten los viejos cafes bonaerenses que se quiten los demas.

don vito dijo...

hola Carol, que lindo post, gracias por compartirlo, gracias por tus bellas palabras en mi blogg, son un auténtico placer leerlas, buen día, besos

Jacson Faller dijo...

Pues, Carolina, sobre tu comentário en mi "Outono Morto": yo lo sé... el traductor es una M**rda! Pero, para mi tambiém es muy custoso escribir en español...sino escribiria y te "enviava"... además, portuñol... Compreendo muy bien, pero escribir, no... como puede ver... Bueno, me gustaria mucho que (?) continuado a leerme... Hasta pronto! Saludos!

ILUSION dijo...

Hola Carolina,,,,gracias por ese maravilloso paseo por los Cafés de Buenos aires!!!!!el mío con leche por favor!!!!
Besitos y linda semana....