miércoles, 9 de junio de 2010

Trovadores, Creadores de Romances

A Tale of the Decameron - John William Waterhouse

La figura de trovadores y juglares que floreció en la época feudal nos fascinan desde siempre porque representan el progreso de la civilización y el refinamiento de las costumbres, y es en el siglo XII cuando los caballeros empezaron a transformarse en poetas profesionales en contraposición al juglar, que era considerado de baja extracción. Su poesia lírica expresaba veneración por la mujer y por el gusto refinado de la aristocracia, por eso la poesía trovadoresca alcanzó su apogeo en las cortes reales de Francia, Italia y Alemania.

The End of the Song - Edmund Blair Leighton

Este encantador arte le canta siempre al amor caballeresco, aunque a veces podía tocar algún tema erótico. Tres son los géneros troveros, el trobar leu que es cuando las composiciones son sencillas y de fácil comprensión; el trobar ric, artificioso y técnicamente difícil, y el trobar clus, que es cuando la dificultad se halla en el concepto sutil y rebuscado, denso en su contenido y generalmente, de índole moral.

Primitiva Escena Trovadoresca Idealizada

Algunos de los trovadores más famosos fueron el duque Guillermo IX de Aquitania (1071 -1127) quien define al amor diciendo que "el gozo del amor al enfermo puede sanar, pero por su ira el sano puede morir, el hombre sabio enloquecer, el bello perder su belleza, el más cortés volverse villano, pero el perfecto villano hacerse cortés" ; Teobaldo IV de Champagne, Bernart de Ventadour, Arnaut Daniel, Jaufré Rudel, Alfonso II de Aragón y Blondel de Nesle, trovador picardo (h. 1150); sobre él se creó en 1260 la leyenda de que gracias a sus canciones encontró a Richard I Coeur-de-Lion en su prisión del castillo de Trifels.
Blondel, fiel servidor del rey de Inglaterra, transmitió a éste importantes mensajes políticos cantando al pie de la torre que a aquél servía de prisión. Esta historia forma parte de la ópera Ricardo, Corazón de León y se han conservado 24 canciones suyas en dialecto picardo.

Mítico Trovador Blondel de Nesle

Pongo por ejemplo a Carmina Burana, que es una recopilación de música profana en latín medieval de los siglos XII y XIII; son textos que le cantan al amor, a la naturaleza y contiene crítica satírica a los estamentos sociales y a la Iglesia.
O Fortuna es sólo uno de los poemas contenidos en el manuscrito y el más conocido de esta obra que está dedicado a la diosa romana de la suerte, Vortumn.
En total 25 canciones componen la obra. No es una ópera.

4 comentarios:

ruma2008 dijo...

La crítica irónica de la iglesia. .
Sí. No es eternamente.

Gracias.
ruma

Daniel dijo...

Se ve que esto de no querer laburar y pasarse el día tocando la guitarrita viene de lejos...
Creo que en la época de los trovadores empezó a tocar Keith Richards, que en ese tiempo era jovencito.

patricia dijo...

me encanta la música profana medieval, este fragmento: espectacular!!
besito!

Alejandro dijo...

Magistral definicion del amor la que tenia el trovador Guillermo!