miércoles, 11 de agosto de 2010

Albert Einstein, el Misógino

Albert Einstein

El prestigioso físico suizo de origen alemán, el premio Nobel, el genio que revolucionó la ciencia, el científico más admirado del siglo XX, fue también un gran misógino. Las mujeres eran para él casi, casi un objeto, al punto de considerar a su esposa una sierva. Ya les contaré porqué, pero antes un poquito de historia.
En 1903 se casó con su compañera de estudios Mileva Maric, física y matemática. De este matrimonio nacieron dos hijos. Pero existe correspondencia donde ellos hablan de Lieserl, la hija que tuvieron un año antes de casarse, en 1902. Se cree que fue dada en adopción, o que murió al poco tiempo de nacer.
Nada más se sabe de la nena, ese tema quedó en la oscuridad total; entonces, la hija ilegítima de Einstein desaparece de la historia dos semanas después de su nacimiento y jamás se volvió a saber de ella. Sólo se tienen noticias de los dos varones: Eduard y Hans Albert. El primero, Eduard, sufría una enfermedad mental y murió en un manicomio. Su segundo hijo, Hans Albert, se trasladó a los Estados Unidos y allí se convirtió en Profesor de Ingeniería Mecánica.
Einstein y Milena Maric se divorciaron a principios de 1919.
En 1921, Einstein recibió el Premio Nobel por su famosa Teoría de la Relatividad pero "olvidó" mencionar a Mileva, quien participó en la primera parte de su teoría y subordinó todas sus aspiraciones para que él brillara.

Mileva Maric y Albert Einstein

Einstein vivía un romance con su prima Elsa y en unas cartas le cuenta que trataba a Mileva Maric como "a una empleada a la que no puedo despedir. Tengo mi propio dormitorio y evito estar solo con ella. De esta manera puedo tolerar bastante bien el tener que vivir juntos".
Pero esto no es nada, acá viene el plato fuerte. Einstein le impuso "reglas de conducta" por escrito a Mileva y son las siguientes:

A. Te encargarás de que:

1- Mi ropa esté en orden.
2- Que me sirvan tres comidas al día en mi habitación.
3- Que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.

B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que:

1-  Me siente junto a ti en casa.
2- Que salga o viaje contigo.

C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuando estés en contacto conmigo:

1- No deberás esperar ninguna muestra de afecto por mi parte, ni me reprocharás por ello.
2- Deberás responder de inmediato cuando te hable.
3- Deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuando te lo diga.

D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, bien sea de palabra o de hecho.


¿Qué tal? Evidentemente el estudio, la inteligencia y la cultura no nos hace mejores personas.

10 comentarios:

patricia dijo...

estoy impactada por esto que estás diciendo! para mí Einstein era genio entre los genios y esto lo echa todo por tierra!!! me voy a investigar más sobre el tema!!! qué pena, se me cayó el último ídolo que me quedaba, pañuelos, por favor...
besote, hermosa!

Alejandro dijo...

Las disposiciones son buenisimas, no tienen fisuras. De verdad que era un genio.

40añera dijo...

Eso si que no lo sabía, se me ha roto un mito.
Besitos wuapísima

Daniel dijo...

No hay nada que hacer: el tipo era un genio!

Yo a la mujer sólo la conocía por su famosa frase: "Yo tengo el mejor físico del mundo"

Juan Carlos dijo...

Primera vez que leo algo así de Einstein, y si tengo que comentar sobre el contenido de este post diría:
Donde exista una mujer que se respete así misma, un machista jamás tendrá oportunidad para ejercer su estupidez.
Punto aparte.
Ser un genio, no es lo mismo que ser perfecto. Porque ser bueno en algo no significa ser bueno en todo. Ser grande de cerebro no es lo mismo que ser grande de corazón.
No hay que ser un sabio para poder sentir amor, no hay que ser un genio para ser noble de sentimientos, no hay que ser un premio Nóbel para ser un grande de espíritu, no hay que ser una lumbrera de la inteligencia para ser respetuoso de los demás.
Grandeza de genio, que supo desenmarañar las complejas leyes de la ciencia y a la misma vez, pobre ignorante, que murió sin entender las cosas simples de la vida y del amor.

luther blues dijo...

Habra que convecer al principe de Suecia para otorgarle otro Nobel post mortem al gran Albert jajajaja
Hablando en serio me parece lamentable descubrir las miserias de un personaje tan importante a la hora de tratar a su esposa ,pobre Mileva .
Detras de un gran hombre hay una gran mujer que lo aguanta !
Bueno me voy a implementar algunas "teorias" del maestro en casa ,despues te cuento blondie .jejeje
Un abrazo y el cariño de siempre

al dijo...

increíble...ay patri me hiciste reir!jajaaj.Besos caro! esepero que estés super!abrazo

al dijo...

Mejor así entonces!!!jajaja.un abrazo grande Caro!!!

Costea dijo...

Spero non ti dispiaccia io stesso ma penso che uno scienziato normale.
Nicola Tesla, invece a me sembra un genio...

piesligeros dijo...

¿Y luego? las reglas eran claras... ...de que era un genio lo era, que sea ídolo de alguien es cuestión personal, así que las personas se decepcionan de la imagen que crearon no de la persona. Además ¿como hacer juicios de una persona sin estar en sus zapatos? eso es fuera de contexto... ...para mí es más reprochable que la generación de sus conocimientos llegara a creación de la bomba nuclear