domingo, 29 de agosto de 2010

Cementerio de la Recoleta

Monumental Cementerio de la Recoleta

Este aristocrático y majestuoso cementerio tiene, por supuesto, su interesante historia. Nació como camposanto de la Iglesia del Pilar y era conocido como Cementerio del Norte, pero su nombre definitivo se debe al Convento de los Frailes Recoletos de Nuestra Señora del Pilar (desde 1979, Centro Cultural Recoleta), cuando en 1822 parte del huerto de los monjes se convirtió en cementerio público.

Preciosa Iglesia del Pilar

En 1863, la Iglesia le quitó la bendición al cementerio después que Bartolomé Mitre ordenó que enterraran en la Recoleta a un suicida.


En 1881, el intendente Torcuato de Alvear ordenó su remodelación y lo convirtió en el cementerio monumental más grande de Latinoamérica.


Tiene unas 17.500 esculturas, allí se hallan las tumbas de los más importantes personajes históricos en mausoleos y bóvedas de alto valor artístico; más de 70 de ellas han sido declaradas Monumento Histórico Nacional.


Una de las más visitadas es la de Eva Duarte de Perón, Primera Dama durante la presidencia de Juan Domingo Perón entre 1946 y 1952.


También se encuentra el suntuoso mausoleo de Juan Bautista Alberdi, autor de las Bases de la Constitución de 1853.


El imponente mausoleo del Almirante Brown, fundador de la Armada Argentina, y el de su hija Elisa Brown que estaba comprometida con el comandante Francis Drummond, quien murió en la batalla de Monte Santiago de 1827 durante la guerra contra el Imperio de Brasil; cuando el Almirante le comunica a Elisa, de 17 años, la fatal noticia, ella enloquece y toma la trágica decisión de quitarse la vida arrojándose al Río de la Plata, vestida con el traje de novia que no pudo estrenar. Los restos de ambos descansan en este cementerio, la urna del novio fue realizada con el bronce de los cañones del barco en el que había luchado.


Aquí también descansan los restos de los premio Nobel Federico Leloir y Saavedra Lamas; de Bioy Casares y Silvina Ocampo; del presidente Raúl Alfonsín, de Carlos Pellegrini y muchos más. En este lugar yacen los héroes que lucharon por la patria, caudillos, poetas, deportistas notables que, como dice su cartel, nos precedieron en el camino de la vida.


Este cementerio de la alta sociedad es rico en anécdotas y leyendas. Una de las más conocidas es la de la Dama de Blanco que, se dice, atrae a los hombres que pasan por la esquina de Azcuénaga y Vicente López por su gran belleza pero sería, en realidad, el fantasma de la hija del dramaturgo Enrique García Velloso, Luz María García Velloso, que tenía 15 años cuando murió de leucemia en 1925. Una escultura tamaño natural la representa dormida, bajo un crucifijo. Se dice que su madre, deprimida después de la muerte de la hija, obtuvo permiso especial para permanecer junto a la tumba por las noches.


O la escultura sobre la bóveda de Salvador María del Carril y Tiburcia Domínguez donde se los ve dándose la espalda, resulta que se llevaban tan mal que ella solicitó que el día en que falleciera, su escultura se ubicara en la posición en que se encuentra porque seguiría enojada con él, aún después de la muerte.


O la más escabrosa historia real: la muerte de Rufina Cambaceres.


Esta gran necrópolis es comparable al cementerio parisino Père Lachaise y al Staglieno de Génova, es una verdadera ciudad de ángeles que se la puede recorrer en magistrales visitas guiadas por el señor Eduardo Lazzari, especialista en temas de historia argentina, patrimonio urbano y turismo cultural; y así mientras recrea el pasado y nos muestra nuestra propia historia llegamos a la inexorable certeza de nuestro futuro.

6 comentarios:

Daniel dijo...

Muy lindo. Tengo planeado visitar el cementerio, pero es algo que pienso posponer lo más posible.

Siempre que voy siento que los monumentos aluden menos a la virtud de los inquilinos que a la soberbia de los dolientes, aunque la fastuosidad de La Recoleta evita ese aire a biblioteca o a depósito que tienen los subsuelos de La Chacarita.

Besos.

luther blues dijo...

Una vez pase con el bondi 101 y vi que al lado o enfrente (no recuerdo bien ¿es la hora de la pastillita? jeje) habia un mega cine o algo parecido .La biblia y el calefon .
Fantastica entrada Caro sobre una de las mas prestigiosas necropolis de Sudamerica
Un abrazo blondie

Alexander Camelot dijo...

Hola amig@!


Desde el lugar donde habita

mi corazón, te envio

un abrazo enorme

lleno de cariño.

Gracias por tus visitas

a mi blog

y por tu desinteresada amistad.

Que tengas una bonita semana...

Alexander♥

Alejandro dijo...

Este cementerio es realmente muy imponente. Lo extraño es que los viernes y sabados, frente a ese cementerio esta lleno de boliches donde se arma joda, para ser sincero, estuve por esos pagos de fiesta y realmente hay minas muy pero muy lindas, ahora no les voy a dar mas bola, a ver si todavia son el fantasma ese que es la hija de Enrique Velloso. En este mundo hay de todo!

40añera dijo...

No se si te lo creeras pero yo soy de las que visita cementerios, el hábito se me quedo cuando estudiaba para un trabajo en la carrera, leí un libro llamado "el jardin melancolico".
Cuando llegué a Sevilla planifique visita a su cementerio y mi marido que es muy gitano de creencias no me quiso acompañar pero yi lo recomiendo hay conjuntos esculóricos que son autenticas maravillas como es el que nos recomiendas
Un besaso corazón, siento el retrazo en visitarte

Pamela Rodriguez dijo...

Ayer, domingo 23 de enero 2010. visite el cementerio de la Recoltea, realmente es maravillosa su arquitectura, las escultruras increibles, parecen vivas, y el Historiador un capo, hablandonos de la historia que se respiraba en ese cementerio que parece un planeta aparte, quede encantada, fue como volver al cole otra vez, vayan, visitenlo los domisngos si desean a las 16 horas comienza la visita guiada con el historiador Eduardo Lazzari, no se lo pierdan!