sábado, 28 de agosto de 2010

San Vito, Sanador Poderoso

Sanador Poderoso

Fue un adolescente cristiano y mártir. Protector de Praga y sanador de enfermedades.
Nació en Mazara del Vallo, Sicilia, Italia, a mediados del siglo III y murió el 15 de agosto de 303, en Lucania. Se le tuvo gran devoción en la Edad Media, y se lo invocaba para combatir el Baile de San Vito. Es uno de los catorce santos denominados "auxiliadores" que significa que ante un pedido su intercesión divina no se hace esperar.
Su historia se mezcla con muchas leyendas y comienza diciendo que San Vito fue hijo de un senador romano, pagano. De niño fue criado por los instructores contratados por su familia, sin saber que eran fervientes cristianos: Santa Crescencia y San Modesto, quienes guiaron al pequeño Vito a la fe y lo bautizaron sin tener el consentimiento de su familia. La historia cuenta que a los siete años ya tenía una fuerte vocación religiosa y que a los doce se convirtió definitivamente al cristianismo.
Vito a su vez, habría intentado convertir al hijo del gobernador Valeriano pero no lo logró. Cuando su padre descubrió su devoción, fiel a las normas romanas lo entregó a las autoridades y lo expulsó de su familia. Vito pasó siete años encarcelado y sufrió torturas para que desistiera de su fe pero de nada sirvió; Vito se mantuvo firme.
También se dice que en una oportunidad el juez habría ordenado que fuera azotado, pero a los verdugos se les paralizaron los brazos y que sus preceptores, Santa Crescencia y San Modesto, salieron también siempre bien librados de los suplicios, por ejemplo en el episodio en que el león que debía devorarlos termina lamiéndoles dócilmente los pies, y luego, fueron liberados por un ángel retirándose a una provincia del sur de Roma llamada Lucania donde se dedicaron a predicar y a hacer prodigios.
Vito logró gran fama y llegó a oidos del emperador Dioclesano que tenía un hijo epiléptico, enfermedad terrible en esa época porque se creia que el enfermo estaba endemoniado y se lo quemaba en la hoguera. Luego de curarlo, Dioclesiano, en muestra de "agradecimiento", lo manda a encarcelar y lo torturan, hasta provocarle la muerte.
El cuerpo de San Vito se conserva en la Iglesia Colegiata di Omegna, está guardado en una urna y es sacado para la procesión que se realiza el último sábado de agosto en su honor. Es representado con el símbolo de la palma, común a todos los que han sufrido martirio.


En la Edad Media las enfermedades caracterizadas por temblores eran muy comunes, y existen varias teorías al respecto. Algunos creen que se debía a la enfermedad Corea menor o de Sydenham, una patología neurológica en la que el sistema nervioso central se degenera a causa de una inflamación que provoca fiebres reumáticas. Otra teoría dice que podía ser la Corea mayor o de Huntington que se caracteriza por movimientos más violentos y progresiva debilidad intelectual hasta llegar a la demencia; otra de las suposiciones es que podría tratarse del consumo de algún hongo venenoso, y otra dice que se trataría de un tipo de histeria colectiva que acostumbra a aparecer después de largos períodos de angustia, y tensión como los que vivían todos estos pueblos al pasar hambrunas, guerras y pestes una tras otra.
Lo cierto es que la historia de San Vito se volvió muy popular en la Europa del siglo XIV, durante una epidemia que arrasó especialmente a Alemania y los Países Bajos y desde entonces este tipo de enfermedad recibió el nombre de "Baile de San Vito".

Catedral de Praga


En el siglo XIV, por orden de Juan de Luxemburgo se levantó una iglesia gótica en Praga, capital de la República Checa, pero quedó inacabada y se terminó de construir en 1929. La imponente catedral forma parte del conjunto artístico monumental del Castillo de Praga y es la mayor muestra del arte gótico de la ciudad. Desde 1989 está dedicada a San Vito, San Wenceslao y San Adalberto y se puede ver desde cualquier punto de la ciudad; es famosa por sus vitrales y por atesorar las joyas de la corona checa. Ha sido el escenario de la coronación de todos los reyes de Bohemia y en ella se encuentran también enterrados todos los santos obispos, arzobispos y varios reyes.
La catedral es católica pero de propiedad estatal y fue dañada varias veces en el transcurso de la agitada historia del país, también sufrió un grave incendio en el siglo XVI pero afortunadamente nadie pudo contra ella y llega hasta nuestros días, resplandeciente.

2 comentarios:

40añera dijo...

Si es que eres un pozo de sabiduría nena, me encanta venir a aprender algo nuevo siempre de tu mano.
Besos

luther blues dijo...

Interesante vida la de este santo que nos has narrado hoy amiga .
Un amigacho Dioclesano con su devolucion de favores ,pero bueno mucho no se podia esperar de un perseguidor
¿Existira algun santo que la haya pasado bien ? Lo dudo ...
Un abrazo y buena semana blondie