domingo, 1 de agosto de 2010

El Tango, esa Música del Alma


El Tango es el género musical argentino por excelencia y es estampa fiel de Buenos Aires; nuestro tesoro apasionado consiste en canto y baile de salón de parejas enlazadas, su ritmo es binario y su compás de 2 por 4. Nacido en los suburbios de Buenos Aires, se ha buscado su origen en los bailes de influencia africana de los esclavos negros del Río de la Plata (Uruguay y Argentina) y otras teorías le atribuyen un origen castellano. La esencia del tango se encuentra estrechamente vinculada a la vida y las formas culturales propias del arrabal bonaerense, resultado de la peculiar combinación entre una serie de elementos aportados por los inmigrantes europeos asentados en la zona desde el último cuarto del siglo XIX y las tradiciones musicales criollas y afroamericanas, sumadas a la música habanera, al chotís y a las tonadillas popularizadas a fines de dicho siglo por las compañías teatrales españolas. Los primeros tangos tenían un carácter primordialmente festivo y sensual, de tono atrevido. Nacido en los burdeles y en los barrios marginales de la capital, su oscuro origen fue la causa de que, durante mucho tiempo, su acceso a ámbitos mas honorables estuviera restringido.


También se discute el origen de su coreografía. Según Néstor Ortiz Oderigo, inicialmente el tango no era una danza de pareja enlazada, sino suelta al estilo del candombe, aunque más sensual por los movimientos pélvicos con que se practicaba. Otro especialista, Carlos Vega, señala que las figuras características del tango provienen de las danzas de enlace, que fueron aceptadas al ritmo particular de su música. Pero coinciden en que el ámbito principal donde tuvo su origen como baile fue en los prostíbulos suburbanos. Las "mujeres de mala vida" que paraban por estos arrabales popularizaron la danza del tango en pareja abrazada de hombre y mujer. La evolución de los pasos presenta claras connotaciones sexuales.


Poco a poco, el tango fue ampliando su área de influencia, hasta que, hacia la época del Centenario (1910), tuvo una importante transformacion: el baile nacido en las áreas marginales porteñas dejaba de estar asociado estrictamente al submundo del arrabal y comenzaba a atraer también a jóvenes trasnochadores de clase acomodada. Así, de a poco se produjo una mutación, empiezan a surgir los primeros músicos y compositores. Pronto, los cafés de barrios como Almagro, Palermo y La Boca recibían un público que acudía a bailar y a escuchar tangos. Los primeros tangueros no eran profesionales, sus conjuntos eran normalmente tríos formados por violín, flauta y guitarra e improvisaban con melodías populares. Pero aunque muy difundido en los arrabales, en el centro de la ciudad seguía siendo mal visto, hasta que en los primeros quince años del siglo XX se produjo su internacionalización. Se puso de moda en París, después de que fueron modificados los bruscos movimientos del baile, considerados excesivamente crudos para los salones de la época. Y lo mismo se empezó a hacer en Buenos Aires, se le suprimieron determinados pasos para dotarlo de un aire de decencia.

Carlos Gardel

Tras la Primera Guerra Mundial el tango se convirtió en el principal baile de salón. Carlos Gardel (1887-1935), ídolo popular de Argentina en los años veinte impulsó el éxito internacional del tango, gracias a temas como Mi Buenos Aires Querido, El Día que me Quieras, y Volver. Él mismo fue un producto del arrabal y se convirtió en el símbolo de la realización de las aspiraciones de los porteños pobres. A Carlos Gardel se debió la transformación definitiva del tango, lo convirtió en urbano y popular, y su canción cobró significado sociocultural con la que los argentinos de diferentes clases sociales podían identificarse. Aunque las letras del tango mantuvieron la expresión pesimista, dramática y fatalista propia de aquellos barrios donde había nacido.
Uno de los tangos más populares de todos los tiempos fue La Cumparsita compuesto en 1917 por el músico uruguayo Gerardo Matos Rodríguez. Aquí, en la fabulosa versión de D'Arienzo, el "Rey del Compás".


En los años veinte quedó configurado el conjunto característico para la interpretación del tango: la "Orquesta Típica", integrada por dos violines, dos bandoneones, bajo y piano. Juan D'Arienzo fue un violinista y compositor de tango argentino que creó un estilo de tango bailable. Obtuvo nueve discos de oro y grabó 3500 temas.
A finales de los años cuarenta y durante los comienzos de la década siguiente el tango perdió parte de su popularidad, no obstante en la segunda mitad del siglo volvió a florecer, asociado a los círculos intelectuales que comenzaron a estudiarlo como si se tratara de una reliquia del pasado. En los años setenta y ochenta, el género experimentó un nuevo auge debido a la enorme atracción ejercida por coreógrafos y bailarines de fama internacional y por la proliferación de espectáculos que se estrenaron en escenarios de Europa, Asia y América. La internacionalización del tango debe mucho a Astor Piazzolla porque introdujo arreglos orquestales con instrumentos de percusión y posteriormente incorporó la guitarra eléctrica, como en su Quinteto "Tango Nuevo". Fue el músico más rupturista, reinventó el tango y con su estilo propio pasó del cuestionamiento a la consagración.

Astor Piazzolla

No puedo dejar de mencionar al venerado Osvaldo Pugliese, pianista, director y compositor; pero en realidad la lista de artistas importantes y emblemáticos es interminable.

Osvaldo Pugliese

Dejo algún tema más por si quisieran escuchar: Carlos Gardel -el Zorzal Criollo- con su mítico Mi Buenos Aires Querido...



y el Maestro Astor Piazzolla con su magnífico Libertango.



Para terminar a toda orquesta, señoras y señores... de pie por favor, con ustedes el gran Mariano Mores, con su milonga Taquito Militar. Pa' que bailen los muchachos!

9 comentarios:

patricia dijo...

una entrada maravillosa, como el mismísimo tango!
un beso muy grande!!!!!!

Daniel dijo...

Está Gardel en un restaurant y pide un huevo frito.
Al rato:
Gardel: Mozo, el huevo marcha?
Mozo: Si, ya va.

Gardel: Mozo, el huevo marcha?
Mozo: Le dije que ya va!

Gardel: No. Digo si ersucia!

Nota 1: Es impresionante como trabajás para preparar estas entradas que resultan casi impecables (ver nota 2).

Nota 2: "El tango es el género porteño por excelencia". La Argentina no termina en la General Paz. (Mueran los salvajes unitarios!)

Nota 3: Chan Chan!

Daniel dijo...

Perdón por el chistonto, ultimamente me cuesta ubicarme.

No vamos a empezar una pelea (¿o si?). Quise decir que el tango representa principalmente a Buenos Aires y no a la Argentina.
Y si no me crees,
vidalitay,
andate a la Puna
y me contay.

Me desubiqué de nuevo.

luther blues dijo...

Brillante entrada Caro con lo que me gusta el tango ,mira que he viajado al interior del pais y el tango tiene sus seguidores ,hasta en Cosquin tiene su luna (noche).
A ver cuando me invitas a bailar el 2 x 4 blondie ?jejeje
Un abrazo y el cariño de siempre

Alejandro dijo...

Muy buen post, a mi me gusta mucho el estilo de Piazzolla. Saludos.

Alexander Ulloa dijo...

Hola amig@! Te invito a mi nuevo blog de relatos.
Te espero!!!
http://creatividadyletras.blogspot.com/

Un abrazo*

Alexander♥

Jacson Faller dijo...

olá, Carolina... sensacional esta apanhado... bjo. jacson.

Jacson Faller dijo...

ah, sim... retirei a possibilidade de comentários no meu outonomorto, caso queiras, sinta-se à vontade de se comunicar comigo pelo jacsonfaller@gmail.com e (para mensagens instantâneas) jacsonfaller@hotmail.com... beijo!!!

40añera dijo...

Llego tarde perdon!
Es una entrada estupenda Carol, como el baile que es uno de los más sensuales que conozco, lo malo es que tengo dos pies izquierdos.
Besos continuo con los atrasos.