martes, 7 de septiembre de 2010

El Petiso Orejudo, Asesino Serial de Niños

Su nombre era Cayetano Santos Godino, fue uno de los sociópatas más famosos en la historia criminal y está considerado como el primer asesino serial de Argentina.

Cayetano Santos Godino, un macabro niño que jugaba a matar

Nació en Buenos Aires el 31 de octubre de 1896, era hijo de inmigrantes calabreses y tuvo una infancia tortuosa. Su padre era alcohólico y golpeador, además había contraído sífilis y contagió a su mujer, por lo que Cayetano Santos Godino nació con graves problemas de salud, su cuerpo presentaba asimetrías como por ejemplo sus brazos, que eran muy largos con respecto a su altura, y tenía "orejas aladas" además, tenía problemas de conducta en la escuela y por eso era expulsado de todos los establecimientos. Su padre para "enderezarlo" lo molía a palos, y a los 16 años ya contaba con 27 cicatrices en la cabeza.
Vivía en la calle 24 de Noviembre 623 y sembró el terror en los barrios de Almagro, San Cristóbal, Boedo y Parque Patricios.
A los 7 años comenzó su carrera criminal siempre contra chicos. La primera víctima fue Miguel de Paoli de 21 meses de edad, lo llevó a un baldío, lo tiró a unos arbustos llenos de espinas y lo golpeó con una piedra.

Miguel de Paoli

En 1905 llevó a su vecina Ana Neri, de 18 meses de edad, a un baldío y del mismo modo comenzó a golpearle la cabeza con una piedra. En las dos ocasiones fue detenido pero inmediatamente fue dejado en libertad por ser menor de edad.

Ana Neri

En 1906, volvió a llevar a una nena a un baldío e intentó estrangularla pero como no pudo matarla, la enterró viva. Cuando la encontraron ya estaba muerta. Cayetano había asesinado a su primera víctima, aunque no lo relacionaron con el asesinato.
Para pasar el tiempo se entretenía matando perros, gatos, pollitos pero cuando su padre encuentra dentro de un zapato de su hijo un pájaro muerto y, debajo de su cama, una caja en donde guarda los cadáveres de otras aves lo hace detener durante más de dos meses.
En 1908 intentó ahogar a Severino González Caló, de 22 meses de edad, pero fue detenido a tiempo y liberado al otro día.

Severino González Caló

Seis días después, en Colombres 632 quemó con un cigarrillo los párpados y los ojos de Julio Botte, de 20 meses de edad.

Julio Botte

Por su mala conducta, los padres deciden internarlo en la Colonia de Menores de Marcos Paz donde permaneció tres años encerrado.
Para diciembre de 1911 los padres deciden ir a buscarlo, ya le habían conseguido trabajo en una fábrica pero sólo aguantó tres meses, su violencia había aumentado y sólo quería vagabundear. Empieza a sufrir fuertes dolores de cabeza por lo que comienza a tomar pero el alcohol le daba muchas más ganas de matar.
Como también era pirómano, decidió quemar una bodega de la calle Corrientes, fue detenido y dijo: "Me gusta ver trabajar a los bomberos… es lindo ver como caen en el fuego."
Nueve días después de este hecho, un crimen aterrador conmueve a la sociedad porteña. El cadáver del menor Arturo Laurora, de 13 años es encontrado en una casa de la calle Pavón desfigurado por los golpes. Cayetano confesó ser el autor del crimen.

Arturo Laurora

En marzo de 1912 Cayetano prende fuego el vestidito de Reyna Bonita Vainicoff de cinco años, la nena fallece 16 días después en el Hospital de Niños.

Reyna Bonita Vainicoff

En los meses siguientes prende fuego una estación de tranvías y provoca otro incendio menor sin víctimas. En septiembre mata de tres puñaladas a una yegua. En noviembre intentó estrangular al pequeño Roberto Russo, de 2 años pero fue detenido. Esta vez fue procesado por intento de homicidio, pero lo liberaron por "falta de méritos".

Roberto Russo

El 16 de noviembre de 1912 en un baldío de las calles Deán Funes y Chiclana, intenta golpear a Carmen Ghittoni de 3 años. Un vigilante lo ve y consigue escapar.

Carmen Ghittoni

El 20 de noviembre, se lleva de la esquina de Muñiz y Directorio a Catalina Neolener de 5 años. Busca un baldío por la calle Directorio, pero antes de encontrarlo la menor se resiste a seguir. Godino se enfurece y la golpea con patadas en la cabeza. El dueño de la casa de Directorio 78 interviene y Cayetano logra huir de nuevo.

Catalina Neolener

El último crimen del Orejudo, en diciembre de 1912, es el más atroz de su espeluznante campaña, la víctima, Jesualdo Giordano de apenas tres años, sale de su casa ubicada en la calle Progreso 2185 para jugar con sus amiguitos y tiene la mala suerte de toparse con Santos Godino que andaba vagabundeando, ahí se une a los chicos y convence a Jesualdo para que lo acompañe a comprar unos caramelos. También invitó a Marta Pelossi, de 2 años de edad, pero la nena se asustó y se fue a su casa. Así Godino le da algunos caramelos a Jesualdo y le promete que le va a dar más si lo acompaña hasta cierto lugar alejado, la Quinta Moreno.
Una vez en la entrada, el chico llora y se resiste a entrar. El asesino ya no lo iba a dejar ir, y sin dudar lo agarra con violencia de los brazos, lo introduce en la quinta y lo arrincona cerca de un horno de ladrillos. Se saca el piolín que lleva por cinturón y va a estrangularlo. Pero Jesualdo intenta levantarse, así que Cayetano procede a atarlo de pies y manos y se le ocurrió la idea de atravesarle la cabeza con un clavo. Mientras se lo pone a buscar se encuentra con el padre del nene, cuando éste le preguntó sobre su hijo, "El Petiso Orejudo" le respondió que él no sabía nada. E ingresó nuevamente a la quinta con el clavo. Se lo clavó con ayuda de una piedra y huyó. El padre encontró al nene minutos después.
Ese mismo día, Cayetano fue al velorio de su víctima, al acercarse al ataúd, decidió tocarle la cabeza al cadáver para comprobar los efectos del clavo. Ese movimiento fue notado por el padre de la víctima, que lo denunció a la policía, y fue detenido, confesando finalmente todos sus crímenes durante el duro interrogatorio.

Jesualdo Giordano

Santos Godino fue declarado irresponsable de sus actos y se lo recluyó en el Hospicio de las Mercedes, en el pabellón de alienados delincuentes, donde atacó a dos pacientes. Uno estaba inválido en una cama, y el otro estaba en silla de ruedas. Después intentó huir pero lo trasladaron a la Penitenciaría Nacional de la calle Las Heras y finalmente, en 1923 fue trasladado al penal de Ushuaia, a la "Cárcel del Fin del Mundo".
No hay noticias de él hasta 1933, cuando se supo que enfureció a los presos porque mató a un gato del penal, le hundió los ojos y lo tiró al horno; los otros reclusos le pegaron tanto que tardó más de veinte días en salir del hospital.
En 1936 pidió la libertad y se la negaron porque de los dictámenes médicos concluyeron que "Es un imbécil o un degenerado hereditario, perverso instintivo, extremadamente peligroso para quienes lo rodean"
Su muerte ocurrió en Ushuaia el 15 de noviembre de 1944. Supuestamente murió a causa de una hemorragia interna causada por una úlcera, pero se sabe que había sido maltratado y violentado sexualmente.
La estremecedora vida del sórdido infanticida fue llevada a la pantalla grande por el director madrileño Jorge Algora, bajo el título "El niño de barro".

10 comentarios:

40añera dijo...

Dios niña menuda joyita el orejas, es de lo más macrabro que he oido.
Un beso
Espero no soñar con ese indivuduo

El payador dijo...

Linda historia, eh?
Acabo de leer la biografía de Robledo Puch, otro asesino serial argentino tristemente famoso. Linda gente, almas humanas en definitiva, que no encontraron la manera de vivir armoniosamente en su tiempo y/o espacio

luther blues dijo...

Conocia la leyenda y gracias a tu post me he interiorizado aun mas .
Sabes ,blondie que ahora que lo leo yo trabajo por esa zona y se me pone la piel de gallina al pensar que este nefasto personaje merodeo por esas calles .
Un abrazo .

PD :Mañana pido medico a domicilio jejeje

Alejandro dijo...

Con esas orejas como para no ser malo!

Alexander Camelot dijo...

Me da mucho gusto saber que mis escritos sean de tu agrado,espero poder seguir compartiendo mis letras contigo.

¡Gracias! por tu visita.

Saludos cordiales y un fuerte abrazo fraterno para ti.

Sinceramente...

Alexander♥

Daniel dijo...

Caro, otra vez tu veta macabra!

Todo esto pasaba porque había muchos terrenos baldíos en Buenos Aires, por suerte ahora la ciudad es mucho más segura (?)

PD. "En septiembre mata de tres puñaladas a una yegua" Che, un poco de respeto con las víctimas!

Daniel dijo...

Va a estar bueno Buenos Aires, cuando se vaya Macri...

Werner dijo...

[url=http://www.gbpicsonline.com][img]http://img2.gbpicsonline.com/gb/12a/061.gif[/img][/url]
[url=http://www.gbpicsonline.com/danke-gb.html]Danke für GBs GB Pics[/url]


Was für absurde Menschen es gibt.
Viele Grüße Werner

Caro Pé dijo...

Caro! Qué historia y pensar que fué real...uf me da escalofríos.
La peli que hicieron me re suena pero no la ví.
Beso!

Ariel dijo...

aaaaaaaaaaah,
ahora entiendo lo de petiso orejudo =)

bonita jornada...
un cálido abrazo