jueves, 17 de febrero de 2011

Cine: El Musical

El musical es uno de los géneros cinematográficos que llevan la marca distintiva de Hollywood. La implantación del cine sonoro en 1927 introdujo numerosas innovaciones técnicas y expresivas, y se creó así una variedad cinematográfica nueva dotada de lenguaje propio por obra de compositores europeos emigrados a Estados Unidos. El género musical de Broadway, se inició con El Cantante de Jazz en 1927 protagonizada por Al Jolson, siguió con El Desfile del Amor, Melodías de Broadway, Fox Follies, El Rey del Jazz y Río Rita, entre otros. Los temas se repiten (tratan sobre las peripecias de un grupo de jóvenes que intentan triunfar en Broadway) pero el guión es lo de menos: de lo que se trata es de explotar al máximo todos los recursos y exhibir en pantalla un espectáculo de girls, como en La Calle 42.
Diferente es el caso de Fred Astaire, quien entre 1933 y 1939 impulsaría una nueva orientación del musical con su pareja cinematográfica Ginger Rogers. La magistral dupla se deslizaba en la pista con gracia sin igual, eran la pareja perfecta.


A partir de la postguerra alcanzaron gran brillo directores como Vincent Minnelli, Stanley Donen y Gene Kelly que tras el éxito de Un Día en Nueva York, Un Americano en París y la maravillosa Cantando Bajo la Lluvia lograron una enérgica renovación del género.


Sin embargo luego de estos grandes éxitos, los musicales entraron en un período de letargo. Por razones económicas esta modalidad cinematográfica fue dejada de lado, hasta la sensacional irrupción de West Side Story (Amor sin Barreras), en 1961. Es una película basada en la historia de Romeo y Julieta: en Nueva York, dos bandas de jóvenes, unos inmigrantes puertorriqueños, y los otros estadounidenses de origen irlandés, son rivales y viven en disputas. El conflicto mayor surge cuando María, hermana del jefe de la pandilla puertorriqueña, y Tony de origen anglosajón y ex miembro de los Jets, se enamoran. Dentro de esta obra se destaca una de las canciones más famosas, "América", donde los integrantes de la pandilla latina -los Sharks- discuten con sus novias sobre su visión de la vida que llevan en Estados Unidos; las chicas a favor con la ilusión por la libertad, la modernidad y el consumismo, y por el otro lado los muchachos que les enumeran a ellas sus múltiples desengaños ante la marginación racial y la pobreza.



Luego de esa superproducción el género musical se desplazó de la comedia al drama. Adaptado, llegó a la pantalla el tema de Pigmalión bajo el título de My Fair Lady. Esta maravilla es una de las obras maestras de Hollywood que todavía conserva toda su frescura y ya se ha convertido en mítica. Su protagonista, la encantadora Audrey Hepburn, deslumbró a los espectadores con su enorme talento y elegancia natural; probablemente sin ella la película no hubiera tenido el éxito que alcanzó. Además la fiesta en palacio, personajes, vestuario, música... todo el conjunto ha logrado una película inolvidable que traspasa barreras generacionales.


Otra joya de inalterable belleza es ese canto a la vida que se llama La Novicia Rebelde; con escenarios de ensueño, es cautivante por su magia y alegría.
Una extensa lista de filmes mantiene vigente al género hasta el día de hoy: Camelot, Hello Dolly!, Cabaret, Fiebre de Sábado a la Noche o Annie, aquella tan conmovedora historia de la huerfanita, que no deja a nadie indiferente y es para verla mil veces; Dirty Dancing, con el recordado Patrick Swayze...
Pero para ir finalizando elijo a Grease con John Travolta y la chica que enamoró al mundo: Olivia Newton John. Por siempre jóvenes, frescos, divertidos, inolvidables.



Y en el Top Five... Flashdance, inspirador film de los '80 de fotografía impecable que habla sobre amor, amistad, sueños, lealtad, perseverancia y dignidad; renueva el espíritu, influencia e inyecta esperanza a la juventud. Y es un verdadero tanque musical.


Con coreografías elaboradas, melodías inolvidables y temáticas idealistas y motivadoras, el género ha creado clásicos perennes. El cine musical me llega al alma.

10 comentarios:

martinealison dijo...

Je ne suis pas une grande fan des comédies musicales, mais j'ai tellement aimé Grease... et j'ai toujours autant de plaisir à le revoir.
Je reconnais que Fred Astere est un acteur danseur hors pair mais à choisir entre John Travolta et lui... hum! il n'y a pas photo!!! mon choix est fait!!!
Je te fais de gros bisous ma Carolina.

Daniel dijo...

El cine siempre nos pide colaboración para entrar en el juego. Para disfrutar de una película uno tiene que aceptar determinadas consignas y jugar al viejo juego de "dale que eramos piratas y la cama era el barco?...".

Pero siento que en este género en particular me piden demasiado...

Jose dijo...

En verdad hablas de musicales que siempre estarán en la retina y el oído de toda la gente que las vió.

Gracias por esa amble vista

phausca dijo...

qué buen repaso, Carolina, a pura música!!

Flashdance me encantaba, coincidimos en el top five!!

gracias por tu preciosa energía positiva!!!

un abrazo fuerte.

Daniel dijo...

Caro: si vos haces de Olivia yo hago de Popeye!

Caro Pé dijo...

Que lindo post Carito! Me encantan los musicales, son como antidepresivos algunos no? jajjaj

Besote y buen findeee!

Caro Pé dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=J3QsVT5PNk0 te acordàs?

dale calor dijo...

no puedorrr, me pueden las peliculas en las que se ponen a cantar y creo que ese trauma me viene desde chavalin con la de disney, si cantar espanta las penas reir las mata, me quedo con las comicas jejeje
Si les apetece visitenme
http://dalecalor.blogspot.com

Luján Fraix dijo...

QUE BUENOS MUSICALES, ME TRAEN TANTOS RECUERDOS.
LE TENGO QUE HACER UNOS HOMENAJES A ESAS MUJERES MARAVILLOSAS QUE ME HICIERON SOÑAR CON PELÍCULAS TAN MEMORABLES.
ME ALEGRO QUE VALORES TANTO ARTE.
NO ES COMÚN.
UN BESITO.

40añera dijo...

Me encantan soy la tonta de los musicales, tanto es así que has el veo los malos como es el caso de Burlesque la última película de che que como peli no vale nada pero la música es buena
Besos cielo