lunes, 21 de marzo de 2011

Luis XIV, El Rey Sol

Su Ilustrísima Majestad, el Rey Sol

Entre los siglos XVII y XVIII, se impuso en las monarquías de Europa occidental una nueva forma de gobierno: el Absolutismo. Este sistema es uno de los períodos más interesantes de la historia ya que hubo grandes cambios políticos, sociales, económicos, culturales y religiosos que marcaron profundamente la evolución de los siglos siguientes.
En el absolutismo, la soberanía nacional se confunde con la del monarca. El rey todo lo puede porque su poder deriva de Dios y, por lo tanto sólo a él debe rendir cuentas. Sin embargo, esto no significa para nada sumisión a las jerarquías religiosas.
Así es que convencido de que su poder provenía de Dios, Luis XIV llevó el absolutismo a su máxima expresión, idea que se refleja en la célebre frase que se le atribuye: "El Estado soy Yo".
Durante su largo reinado Francia alcanzó gran esplendor político y cultural. Saint-Simon describe así a "El Rey Sol", "Su corpulencia, su gallardía, la belleza y el aspecto majestuoso que después la sustituyó, incluso el timbre de su voz, el porte y la gracia natural de su persona lo distinguían entre los demás hombres."
Luis XIV - el hombre que creía que el mundo giraba a su alrededor- fue rey de Francia de 1643 a 1715, nació en Saint-Germain-en-Laye el 5-IX-1638 y falleció en Versalles el 1°-IX-1715. A la muerte de su padre, Luis XIII en 1643, Luis se convirtió en rey con cinco años, bajo la regencia de su madre Ana de Austria y del Cardenal Mazarino quien gobernó Francia con más autoridad que su antecesor. El niño Luis fue educado por el cardenal quien le inculcó desconfiar de todos, estimar a poca gente, no emocionarse por nada y preservar su corazón de todo sentimiento excesivo.
En 1648, los nobles y el Parlamento de París se aliaron contra el poder de Mazarino (Guerra de la Fronda) obligando a la familia real a llevar una existencia errante que forjó el carácter del monarca y su determinación de imponer su autoridad sobre las demás fuerzas del reino.
En 1654, Luis XIV fue consagrado en Reims, tenía casi dieciseis años y pronto revelaría el implacable jefe que iba a ser. Asumió sus deberes militares en la fase final de la guerra contra España y, siguiendo las directrices de Mazarino, la paz con España se selló en los Pirineos mediante el matrimonio de Luis XIV con la infanta Maria Teresa de Austria, hija de Felipe IV, el 9 de junio de 1660, en unos esponsales dignos de un cuento de hadas.
En 1661, muere Mazarino y Luis XIV sorprendió a la corte con su decisión de ejercer personalmente el poder. Se esforzó por controlar todas las actividades de gobierno, desde la etiqueta cortesana hasta las reformas económicas o las disputas teológicas. Para lograr esto se rodeó de un grupo de eficaces ministros de la burguesía porque eran más dóciles que los nobles. Apartada la alta aristocracia del poder, Luis XIV tuvo a su más significativo representante en Jean-Baptiste Colbert que dirigió las finanzas, la economía y fue Ministro de Marina. Durante su gestión Francia se convirtió en una potencia marítima y militar. Gracias a su labor, Luis XIV pudo disponer de presupuestos equilibrados con medidas que aportaron grandes ingresos a la corona.
La nobleza tomó conciencia de su pérdida de influencia política y contempló con rencor y envidia el ascenso de los consejeros burgueses del rey, pero la aristocracia -que antes había sido fuente de constantes rebeliones- fue "domesticada" atrayéndola a la corte.
Allá fueron los aristócratas en busca de pensiones y honores por lo que acabaron dependiendo del rey para mantener su nivel de vida y se volvieron muy dóciles. Isabel Carlota de Baviera, cuñada de Luis XIV contó que "cuando el rey quería, era el hombre más agradable y amable del mundo. (...) Sin ser perfecto, nuestro rey tenía grandes y bellas cualidades y no mereció ser tan difamado y despreciado por sus súbditos a su muerte. Mientras vivió, le adularon hasta la idolatría".
Es que Luis XIV, como centro del universo, daba valor infinito cuando lo quisiese, a lo que no valía nada y así planificaba cada minuto de su vida, sin posibilidad de contradicción alguna, y los cortesanos competían por agradarle y servirlo en todo momento. Además el rey gozaba de una salud de hierro y gran capacidad de trabajo, pero tras su solemnidad y pompa se ocultaba una licenciosa vida privada.
Con su esposa María Teresa, a pesar de numerosos partos, sólo tuvo un niño. Con su amante la señorita de La Vallière, tuvo tres hijos y de la señora de Montespan, tuvo siete. Pero volvamos a su acción política. El soberano protegió las artes que ensalzaron su gloria y también dio honores a arquitectos y escultores. El nuevo y fastuoso palacio de Versalles fue la culminación de esa política. En 1682 se alejó de la insalubridad y las intrigas de París, la corte se trasladó a Versalles, donde pudo manejar mejor a la nobleza. Versalles fue el escenario perfecto para el despliegue de pompa y para la sacralización del soberano.
Todos estos gastos fueron posibles gracias a las reformas económicas promovidas por Colbert. Durante su reinado, se estructuró todo el aparato legislativo y administrativo para lo que se recurrió a la presión fiscal. Se llevó a cabo la construcción del ejército, que llegó a ser uno de los más poderosos de Europa, y se emprendieron toda una serie de guerras para acabar con el poderío de los Habsburgo (Guerra de Devolución 1667-1668, Guerra de Holanda 1672-1678).
Los años 1679-1689 fueron los de su apogeo. Todopoderoso y triunfante se instala en Versalles y se hace nombrar Vicedios por el obispo Godeau en una ceremonia de belleza y fasto inauditos; en 1683 enviudó y en 1684 contrajo matrimonio secreto con la señora de Maintenon. Lo más destacable de este período fue la oposición al papa Inocencio XI, el bombardeo de Argel, creación de la milicia, rivalidad comercial con Gran Bretaña y Países Bajos y las pretensiones francesas al Palatinado.
El año 1682 marcó el auge del reinado de Luis XIV pero poco después empezó la decadencia. Las continuas guerras y el progresivo agotamiento del país provocaron la ruina de las pretensiones francesas.
En la paz de Rijswijck (1697) Luis XIV tuvo que renunciar a gran parte de sus adquisiciones además de reconocer como rey de Inglaterra al odiado Guillermo III de Orange, al que ya se había enfrentado en la invasión de Holanda. También tuvo que doblegarse ante Roma y abolir los cuatro artículos que proclamaban la independencia del poder real respecto al Papa.
En el este de Europa, la situación tampoco jugaba a favor de Francia y una encuesta de 1698 reveló el estado de postración económica del reino.
Luis XIV intentó restaurar las finanzas y se rodeó de un nuevo grupo de colaboradores menos brillantes que sus predecesores. Se decide emprender una nueva campaña exterior. La situación europea repercutía en las colonias francesas de América del Norte, particularmente en Canadá, en el sector atlántico, a lo largo del río San Lorenzo, que era disputaba con Inglaterra desde 1684.
Finalmente, el agotamiento general de los contendientes permitieron a Francia alcanzar una paz honrosa en Utrecht en 1713.
Algo más hacia el sur de América, desde los Grandes Lagos hasta el Golfo de México, Francia procuraba colonizar la Luisiana, asi denominada en honor de Luis XIV, pero tuvieron muchas dificultades por las rebeliones indígenas y con los españoles e ingleses que ambicionaban controlar esas tierras.
La Guerra de Sucesión Española (1701-1715) fue otro nuevo conflicto europeo.
Los esfuerzos exigidos fueron fatales para Francia -que además estaba por perder todos los territorios ganados en la centuria anterior-. Las persecuciones religiosas llevaron al exilio a centenares de miles de personas y las rebeliones fueron continuas en los últimos años del reinado de Luis XIV, en especial en el sur, donde seguían vivas las tendencias secesionistas.
Retirado en Versalles, rodeado de enemigos, privado de sus herederos directos, Luis XIV intentó asegurar la sucesión para su hijo ilegítimo, el duque del Maine. Pero a su muerte en 1715, su sobrino el duque de Orleans logró que el Parlamento de París anulara el testamento y actuó como regente de Luis XV, el enfermizo bisnieto del Rey Sol.
La muerte del monarca que llevó a Francia a su máximo esplendor fue motivo de alivio general, como si se abriese una nueva etapa; sin embargo el balance de su reinado es incomparable porque si bien dejó un rencor tenaz de los países asolados, bancarrota financiera, apuros económicos, persecución de protestantes y de los jansenitas y los fundamentos de la monarquía quebrantados también es cierto que Luis XIV reforzó las fronteras, libró al país de las guerras civiles, sometió a la nobleza revoltosa e hizo de Francia, una nación aún tosca en ese momento, el modelo del Occidente civilizado.

16 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Cuentan que Louise Françoise de La Baume Le Blanc amaba a Luis XIV (en secreto) desde que llegó a la corte. Por entonces, tenía 17 años. En el retrato que pintó Jean-Pierre Franque en el siglo XIX, la duquesa de La Vallière te mira directo a los ojos. Da la impresión de que tiene muchas historias jugosas para contar. Pero te dejará con las ganas: no dirá una sola palabra.

Phausca dijo...

l'etat c'ést moi! si lo habrá repetido mi profe de historia y de francés!!! un reinado que no se privó de nada, como suelen ser todos los reinados!

amplísima información, Carolina, y excelente, además.

Phausca dijo...

casi me voy sin dejarte un beso enorme!!! qué despiste!

feliz otoño, querida Carol!

besosss!!!

Daniel dijo...

Mucha corpulencia y mucha gallardía, pero a mi me hace acordar a mi tía en bata...

Siempre habrá gente que golpee la mesa y diga cosas del estilo de "el estado soy yo", "te paramos el país" o "las cacerolas son mías". Pero no con esa peluca...

Besos

40añera dijo...

Wuauuuu! hoy te has lucido guapa, que buena clase de historia
Un besote

Luján Fraix dijo...

BUENO... CAROLINA. SOS TODA UNA PROFESORA DE HISTORIA.
TE DEBE ENCANTAR NO?

A MÍ TAMBIÉN ME GUSTA, SOBRE TODO LA ÉPOCA DE ENRIQUE VIII.
CUÁNTA INVESTIGACIÓN, TE FELICITO REALMENTE.

GRACIAS POR DEJARME UN COMENTARIO EN MIS BIOGRAFÍAS.

ES INCREÍBLE EL GUSTO PARECIDO QUE TENEMOS CON LOS PERSONAJES.
OLIVIA Y TODAS LAS DEMÁS MUJERES MARAVILLOSAS QUE MENCIONASTE SON MIS PREFERIDAS. DE A POCO, VOY A IR MOSTRANDO SUS PERFILES.

UN BESO, CARO

Mona`s Seelenwelt dijo...

Muy bonito e interesante contribución mi querida Carolina.
Les deseo un buen día. Un besito Mona

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sí, lo hice. Quité la ventana para comentar. Y lo lamento mucho. Es una pena, sí. Me gusta que me dejen comentarios y me gusta responderlos. Pero no puedo seguir con eso. El tiempo no alcanza. Para ocuparme de esa tarea, tengo que postergar otras.

Hasta hace poco, Maqui duende tenía más de 80 entradas. Las guardé todas y empecé de nuevo. Ahora me pregunto si debo seguir publicando o lo mejor será olvidarme para siempre de ese blog.

Yo debería ser uno de varios gemelos idénticos. O tener clones, clones de mí mismo. Entonces uno se ocuparía de publicar. Otro de responder comentarios. Otro de visitar blogs, leer entradas y dejar comentarios. Otro de los directorios. Otro del correo.

Eso sería maravilloso.

luther blues dijo...

Ser coronado rey a los cinco años fue todo un desafio para la corona y les salio bien gracias a la mano del consejero Mazarino
Un rey que paso a la historia grande de Francia blondie
Un abrazo y buen fin de semana recontralargoooooo jeje
Besos !

Eva dijo...

Gracias por su visita, su blog eres muy atraente y con contenudo, jo lo aprecie mucho. Sea benvenida a mi blog, saludos.

Luján Fraix dijo...

HOLA CARO
QUE BUENO QUE LE HICISTE UN HOMENAJE A FARRAH, ME ENCANTA.
CUANDO YO ERA ADOLESCENTE ESTABA JUSTO LA SERIE "LOS ANGELES DE CHARLIE" ENTONCES YO QUE PODRÍA HABER HECHO?.
CORTARME EL PELO IGUAL QUE ELLA.
BUENO JAJA... NO ME QUEDABA IGUAL.
PRIMERO PORQUE TENÍA EL PELO CASTAÑO Y SEGUNDO POR TODO... JAJA ESA CARA ERA DE PELÍCULA, ESA SONRISA, NI HABLAR...

EN FIN, IGUAL A MI ME SEGUÍA GUSTANDO Y MIS COMPAÑEROS DE SECUNDARIA ESTABAN COMO LOCOS.

LASTIMA QUE LIZ TAYLOR HAYA LLEGADO A LA VEJEZ TAN ENFERMA...
ESTABA COMPLETAMENTE DIFERENTE A LA PRECIOSIDAD QUE FUE, PARECÍA OTRA.

QUÉ INCREIBLE!!! LOS AÑOS DEJAN HUELLAS HONDAS.
A VECES, HAY GENTE QUE ENVEJECE MEJOR QUE OTRA.

UN BESITO Y BUENAS NOCHES.

Julia dijo...

Estupendo post Carolina. El rey Sol se identifico con Apolo, el dios Sol después de haber interpretado al Sol cuando tenía quince años en un ballet y todos los pelotas y aduladores de la corte, no perdieron el tiempo en decir que el Rey, era un verdadero sol, de ahí viene el llamarlo Rey Sol, yo creo que tanto se lo dijeron, que al final el mismo se lo creia.
Un besazo fuerte

Ira Buscacio dijo...

Carolina, querida amiga, que maravilhosa aula de história!
Como é bom vir aqui.

Bjs grandes

Weekend Abstrait dijo...

Bonjour Carolina, je passe rapidement pour te dire que je voulais te remercier d'être venue me rejoindre de 'weekend et coup de brosse' sur 'weekend Abstrait' c'est très sympathique , tes commentaires aussi!
Très bonne journée à toi.
Bises Cath.
je reviendrai pour lire ta publication

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ojalá pudiera. Pero no puedo seguir postergando lo impostergable.

Gracias por aliento.

Luján Fraix dijo...

HOLA CARO
QUE RISA!!! VOS TAMBIÉN QUERÍAS SER FARRAH, SOMOS MUCHAS ENTONCES... ERA UN HORROR PORQUE NO NOS PARECIAMOS EN NADA, BUENO NO SÉ VOS, POR AHÍ TE ACERCABAS MÁS...
SOÑABAS CON ELLA JAJA... YO MIRABA REVISTAS Y LAS LLEVABA AL COLEGIO, DESPUÉS COMO YO JUGABA AL TENIS Y ELLA EN LA SERIE TAMBIÉN, ME QUERÍA VESTIR IGUAL.
QUE LOCURA!!!

DE LA PAVLOVA MUCHO NO SÉ, BUSQUÉ DATOS, PERO NO ENCONTRÉ MUCHO EN MIS LIBROS... VOS SE VE QUE SABÉS MÁS DE ELLA.
HAY ALGO QUE NO SEPAS, EH?.
SOS MUY CULTA, SE NOTA.

LO DE LA REBELDÍA, QUERIDA AMIGA, TAMBIEEEEEEEEEEEEEEN LO COMPARTO.
DE CHICA, HACIA TODO AL REVÉS DE LO QUE DECÍA MI MAMÁ.
ME IBA, A LO CINCO AÑOS, SOLA A LA ESCUELA Y MI MAMÁ COMO TENÍA MIEDO IBA MEDIA CUADRA DETRÁS MIO, PERO YO, ASTUTA, A CADA PASO ME DABA VUELTAS ENTONCES MI MAMÁ SE ESCONDÍA DETRAS DE UN ARBOL PORQUE YO SI LA VEÍA ME ENOJABA, ME ENCAPRICHABA, ERA TREMENDA.

DE GRANDE SOY IGUAL, NO ME GUSTA QUE ME DIGAN LO QUE TENGO QUE HACER; TENGO MIS PROPIAS IDEAS Y LAS DEFIENDO. SI ALGUIEN ME QUIERE MANIPULAR, ME ALEJO.

BUENO CARO, HICE MI CATARSIS AHORA ME VOY... JAJA

BESITOS Y BUENAS NOCHES.

ESO DE LOS AÑOS NO ME GUSTÓ NADA...
DESASTRES NOOOO