jueves, 15 de septiembre de 2011

Calígula, el Emperador Sanguinario

Busto de Calígula. Museo del Louvre

Emperador romano entre 37 a 41 d.C., su verdadero nombre era Cayo Julio César Augusto Germánico y fue tristemente célebre por las  espeluznantes atrocidades  que cometió en sólo cuatro años al frente del Imperio Romano.
El hijo del adorado general Germánico y de Agripina la Mayor, al ser nombrado emperador, después de algunos meses de gobierno y a causa de una enfermedad, se transformó en un déspota arbitrario y ejerció un gobierno del terror.
El 16 de marzo de 37, creyendo que el pérfido Tiberio había muerto luego de una noche de alcohol y sexo, el ejército se dispuso a rendir honores imperiales al joven Calígula. Sin embargo, Tiberio despertó. Pero el recién nombrado emperador no estaba dispuesto a renunciar a su flamante cargo: ordenó asfixiar a Tiberio en su lecho.
El 18 de marzo de 37, Calígula, de 25 años, ocupó oficialmente el palacio del Palatino y respondió con creces a las felices expectativas que Roma había puesto en él.
Frente a las masacres de Tiberio, el joven emperador abolió las purgas por conspiración y liberó a los presos políticos. Recortó impuestos y otorgó generosas subvenciones. Las cuentas del Imperio se mostraron en público como en los tiempos de Augusto y el circo albergó nuevos espectáculos.
Pero la bonanza sólo duró seis meses. En octubre de 37 Calígula cayó presa de una extraña enfermedad. Tras una convalescencia de uno o dos meses volvió a su actividad, pero ya no era el mismo: emergió como un hombre desconfiado, cruel y sádico.
Lo que la plebe no sabía era de sus pulsiones maléficas anteriores; desde su adolescencia mantenía relaciones sexuales con sus tres hermanas, se apasionaba contemplando ejecuciones y por la noche se colocaba una peluca y salía a recorrer la villa para entregarse a los más depravados placeres.
Esto sólo lo conocía Tiberio, quien lo tuvo bajo su estricta vigilancia desde los 18 años y le gustaba decir que "criaba una hidra para el pueblo romano".
Luego de aquella misteriosa enfermedad -se cree que se trató de una encefalitis-, Calígula empezó a imponer leyes absurdas y Roma quedó presa de los designios de un sádico.
En su imperio del terror, morir debía resultar un alivio. Calígula utilizaba su crueldad para perpetuarse en el poder: "Que me odien con tal de que me teman", decía.
El dispendio de la casa imperial era enorme, y en tan sólo un año de gobierno dilapidó el tesoro público que había acumulado el tacaño Tiberio. Entonces Calígula tuvo que forzar la maquinaria recaudatoria. Subió impuestos, creó otros nuevos como el que debían pagar las prostitutas. Abrió un burdel en el Palatino, subastó los puestos de sacerdote de su propio templo al mejor postor y obligó a los ricos a que lo incluyeran en su testamento y luego los hacía matar.
Centenares de ciudadanos ilustres y senadores acabaron condenados a trabajar en las minas o en las calzadas.
Los romanos acostumbraban divinizar a los emperadores muertos, sin embargo Calígula prefirió no esperar a morir y que otros decidieran si merecía ese honor: él mismo mandó a construir un templo donde situó una estatua de oro con su imagen, que cada día era vestida con una copia exacta de su atuendo.
Sus impulsos sexuales siempre eran satisfechos y tampoco los hombres quedaban a salvo de su lujuria.
En el año 38 se casó con el amor de su vida: su hermana Drusila. Un rumor que corrió por Roma decía que Drusila quedó embarazada y que Calígula, ansioso por ver a su retoño, la abrió en canal y le extrajo el feto.
Como vemos, esta mezcla de dios y monstruo cometió espeluznantes atrocidades en sus casi cuatro de Imperator. Muchas son las extravagancias y el odio que despertó en todos los órdenes.
El historiador Suetonio cuenta algunos hechos que protagonizó:
Durante la inauguración de un puente en Pozzuolli invitó a los asistentes a subir a su barco para contemplar mejor su gran obra, pero era una trampa. Los tiró por la borda y apaleó a los que intentaban subir de nuevo.
Se divertía mucho con la reacción de esposas y amantes cuando les susurraba al oído mientras les besaba el cuello: "Una cabeza tan bella será arrancada en cuanto lo ordene".
En ciertas ocasiones le gustaba lucir una barba de oro, con un tridente en la mano, como un dios. Otras veces se vestía con ropas femeninas representando a la diosa Venus, y siempre cargado de piedras preciosas. En una oportunidad invitó al rey de Mauritania, su primo Ptolomeo, al circo de Roma; pero lo mandó ejecutar porque la capa púrpura de éste había eclipsado su propio vestuario.
Asistir a sus banquetes suponía un auténtico desafío, pues le gustaba contemplar las torturas durante o después de la comida. En una ocasión hizo pasear entre los comensales a un esclavo con las manos cortadas y colgadas al cuello.
Un día en el circo podía convertirse en una tortura. Cuando el sol pegaba más fuerte, ordenaba quitar los toldos. Hacía salir a las fieras más escuálidas y a gladiadores viejos. Las puertas se cerraban y nadie podía salir. También le gustaba lanzar regalos a la plebe y que cayeran sobre los asientos de los senadores, así podía divertirse con las avalanchas que se producían.
Así, cada día era un baño de sangre. Al único que le perdonó la vida fue a su anciano tío Claudio, hermano del heroico Germánico. El cruel emperador no lo había liquidado porque su pasatiempo favorito era reírse de él, de su renguera y tartamudez.
Cuando el 24 de enero de 41 corrió el rumor por Roma de que el emperador había muerto, nadie lo creyó. Contaba con sólo 29 años y ésta parecía ser otra de sus bromas macabras. Los romanos creyeron que los estaba poniendo a prueba para comprobar quién lo lloraría o quién se alegraría con su muerte.
El terror se volvió a apoderar de los ciudadanos, si no mostraban una desconsolada pena serían sometidos a tortura.
Pero pasadas unas horas una feliz histeria los embargó: en plena celebración de los Juegos Palatinos una conjura de pretorianos (guardia imperial creada por Augusto) acabó con él en los pasillos de palacio.
Confirmada la buena nueva, los ciudadanos, presos de loca alegría, buscaron por toda la ciudad los bustos del emperador sanguinario que les había robado sus herencias, fijado tasas absurdas para costear sus caprichos, violado a sus mujeres, torturado y matado cruelmente por nimiedades, tratando de borrar los tres años, diez meses y ocho días que estuvo al frente del Imperio un malvado desequilibrado que lamentablemente inspiró a algunos de sus sucesores.

22 comentarios:

Franz dijo...

Un bel trattato di storia,troppi imperatori maldestri e sadici,forse Roma non era la culla della civiltà come qualcuno vuol farci credere.
Bel Post,complimenti!
Ciao,felice fine settimana!

Antonio Porpetta dijo...

Gracias, Carolina, por tu generoso comentario. En tu blog, además de disfrutar de la belleza, se aprende. Y esa es aun labor encomiable. Enhorabuena!
Un beso desde Madrid.

Felicidad Batista dijo...

Carolina, te felicito por el exhaustivo análisis de la etapa imperial de Calígula. Un personaje siniestro que como tú muy bien detallas pasó a la historia por su extrema crueldad. Fueron años bañados en sangre que tuvo el contrapunto en el que fuera su sucesor Claudio que llevó a Roma, en los años siguientes, con acierto y progreso. Lo triste de los tiempos de Calígula no solo fueron su depravación, despotismo, tiranismo, crímenes..., sino que su modo y sus formas de ejercer el poder se ha repetido en más de una ocasión por otros tiranos a los largo de los siglos.
Carolina, interesantísima entrada porque es preciso recordar la historia para evitar que su olvido la condene a repetirse.
Un fuerte abrazo, amiga

C.G. Aparicio dijo...

Un personaje muy, muy singular, sin duda. Has hecho un buen recorrido por sus "locuras". Ha faltado el relato sobre su extrema devolución por su caballo "Iniciatus"... que llegó incluso a ser nombrado cónsul de Bitinia... en fin.... :D

¡¡Por cierto!! Felicitaciones por el premio que se te ha otorgado y del que nos informabas en el anterior post (no lo he comentado ahí porque no se me permite dejar ningún comentario, no sé qué será).

Un saludo!!

Patricia dijo...

un personaje que sólo supo sembrar el terror, despotico y tenebroso.

un pasaje de la historia escrito con sangre, sangre inútilmente derramada porque sólo reveló un imperio macabro y despreciable.

excelente narración de este durísimo tramo histórico, Carolina!

y felicitaciones por el premio de película, es que te lo merecés tantísimo!!!

un beso grande.

Daniel dijo...

Es muy difícil evaluar a personajes como Calígula desde el presente. Sin dudas el tipo estaba loco, pero los romanos "cuerdos" de la época también se deleitaban con las masacres en el Coliseo, y el asesinato político fue, antes y después, una práctica común.

Siendo más radical, podríamos decir que Calígula estaba loco porque le hacía a los romanos lo que los romanos cuerdos le hacían al resto del mundo.

Otro personaje, tal vez más complicado pero menos conocido fue Heliogábalo, que mereció un libro hermoso y terrible de A.Artaud.

Besos

Carla Fernanda dijo...

Uma biografia curiosa. Já vi foi o filme do Calígola.
Beijos!!

Rosario dijo...

Hola Carolina: me alegro que te anime la oración.
Felicidades por el premio.
Dios te bendiga.
Un abrazo.

marijke dijo...

I wish I did better by best in historyclass at school. In my younger
days I was not interested in history at all. But you made a lovely story.
A rosehug Marijke

Luján Fraix dijo...

HOLA CAROL
QUIEN NO RECUERDA A CALIGULA Y SU LOCURA EXTREMA; UN SER SANGUINARIO, DESPOTA, CRUEL, A QUIENES TODOS TEMÍAN.

EXCELENTE DOCUMENTO, HAY MUCHAS COSAS QUE ES BUENO RECORDARLAS, NO SÉ HOY EN DIA CÓMO SE LO HUBIERA MIRADO A UN SER TAN OSCURO.

BESITOS
QUERIDA AMIGA-
TODO MI CARIÑO Y GRACIAS POR VISITARME SIEMPRE EN TODOS MIS SITIOS.

ERES UN AMOR DE GENEROSIDAD.

Carolina dijo...

Hola Rosario! es una oracion muy hermosa. Gracias por tu felicitacion, que Dios te bendiga.
Que tengas un lindo fin de semana.

Carolina dijo...

Dear Marijke, haha! I am very grateful for your delicacy and attention.
I know how difficult it can be read by the translator.
Roses for you.

Armindo Tavares dijo...

Olá,
Excelente descrição. Parabéns!
Saudações ornitófilas.

Magia da Inês dijo...

°º✿
º° ✿
♥ ♫°
Olá, amiga!
Belo relato histórico.
A maldade é muito antiga no coração do homem.
Bom fim de semana!
Beijinhos.
Brasil°º♫
°º✿
º° ✿♥ ♫° ·.

Luján Fraix dijo...

AY... AMIGA... CRISIS DE ANSIEDAD MMMMMMMMM QUE PELIGRO JIJIII A MI ME DEVORA ESE ENEMIGO QUE TENGO DENTRO.

CALIGULA EVIDENTEMENTE NO PODRÍA EXISTIR EN LA ACTUALIDAD, PERO HAY CIERTOS CRIMENES ABERRANTES QUE ESTAN FUERA DE RACIOCINIO.

BESITOS QUERIDA CAROL
FELIZ FIN DE SEMANA AMIGA.

PD JIJIII EL CUADRO DE HONOR, ME IMAGINÉ, CREO QUE NO PODRÍA SER DE OTRA MANERA.

DEBES HABER SIDO UNA NIÑITA PROLIJA, EDUCADITA, ESTUDIOSA... UN PRECIOSIDAD.

YO NO VOLVÍ A LLEVAR LA BANDERA, ES MÁS NUNCA LA LEVANTÉ PORQUE ERA PESADA O POQUE TENÍA VERGUENZA... NO ME ACUERDO...JIJI

CARIÑOS MILES.

FULL COLLECTIONS dijo...

Epa que personaje macabro flor de fiera!. Que historia impactante.
Buen post amiga!!

Felicitaciones por tu premio lo tenes bien merecido!!!

Te deseo un feliz domingo!!!!!!

Besotessss!

Sciarada dijo...

Ma che bel pezzo Carolina, molto ben raccontato!!!
Comunque il potere dava alla testa allora come oggi.

Buona domenica!

。♥ Smareis ♥。 dijo...

Olá Carol, que lindo seu post amada, adorei. Desejo uma ótima semana. Beijo grande!
Smareis

PACO HIDALGO dijo...

Excelente y documentado perfil el que has trazado de uno de los emperadores más tristes de la historia de Roma, por sus extravagancias y locura. Que tengas muy buena semana, Carolina.

Mirta - Luce nel cuore dijo...

Un perjane muy oscuro de la historia... gracias por entrada rica de detalles históricos....

Una sonrisa amable y sincera es el pasaporte universal que facilita la entrada a muchísimos corazones. Una sonrisa amorosa es una caricia que enciende y mantiene viva la llama de la felicidad que produce el compartir, pues nadie logra ser suficientemente feliz aislado de los demás y encerrado en sí mismo. La sonrisa nacida en el corazón derriba barreras y construye puentes para comunicarnos con quienes necesitamos y con quienes nos necesitan. Feliz inicio de semana!

Carolina dijo...

Armindo
Ines
Lujan
Susana
Sciarada
Smareis
Paco y
Mirta
muchisimas gracias por sus agradables comentarios! =)

Carla Fernanda dijo...

UMa semana de calor e paixão.
Beijos!!