jueves, 29 de marzo de 2012

Gracias, Angeles

Estoy segura, en Internet hay ángeles, ellos sobrevuelan la red y están super atentos a todo. Sin ir más lejos, hace unos días fue mi cumpleaños y sin saber nada de nada un amigo de Brasil, Antonio Rubilar B. Valente, me dejó un mensaje diciendo que cuando sea mi aniversario le avise para obsequiarme un poema. Me sorprendió mucho su mensaje y le conté que justo ese día era mi cumple. Momentos después, ya tenía la siguiente poesía como regalo:

Como uma flor, você se
Abre em botão.
Risos marcam seu rosto
Onde uma beleza transcende.
Levo ao rio corrente uma prenda
Indisfarçável que é um zelo por ti
Nesta difusão, oro e peço paz
A paz que há de te guardar. Sempre!

Querida amiga Carolina!!!
Que legal! É hoje então seu niver!!!
Viva! Viva! Viva! Banzai! Banzai! Banzai! Parabéns minha amiga, aceite este acróstico com muito carinho.
Fique com Deus! Um bjo amigo.

Angel

Pero aquí no terminó mi sorpresa, Lili Laranjo, otro ángel que surca la internet en forma de artista portuguesa, leyó todo ese intercambio e inmediatamente me compuso esta poesía hermosísima:

Carolina

C arolina
A miga minha
R isonha e sempre sorridente
O lhos alegres e expressivos
L eio através deles amizade
I mpera por aqui muita beleza
N ão deixes nunca de sorrir
A ssim espalhas perfume quando passas...

para ti... um beijinho

Angel

Imagínense, estos poemas fueron escritos sin conocer nada de mí, sólo con mi nombre imaginaron tanta belleza porque ya reside naturalmente en su mentalidad. Demás está decir que me conmovieron mucho y viví un día maravilloso. Tantas expresiones de amistad me exceden, son mucho, muchísimo más de lo que yo puedo ofrecer.
Gracias Antonio Rubilar B. Valente, bloguero ecologista  y a Lili Laranjo autora de varios blogs artísticos. Les agradezco de corazón tanta generosidad; son buenos amigos desinteresados que dan todo sin pedir nada a cambio, sólo despliegan sus alas y acompañan con amor. Ya lo había dicho yo allá por 2010, deben ser ángeles.

lunes, 26 de marzo de 2012

De Paraguas, Sombrillas y mi Temperamento Novelesco

La fresca tarde otoñal da cuenta que el verano y su euforia quedaron atrás, mientras la lluvia cae lentamente, observo a través del ventanal cómo el viento juega con los paraguas, otorgándole a la ciudad un halo mágico.
La lluvia con su aire meláncólico viene acompañada por ese adminículo, objeto de mitos y supersticiones que nos protege de la lluvia o también del sol, cuando en los días sofocantes, a la orilla del mar soportamos hasta que el atardecer alargue las sombras gracias al reparo de la sombrilla.

Beach Story - Jeffrey T. Larson

En la India, una persona protegida por una sombrilla es símbolo de status elevado. Esta suerte de "templo móvil" sugiere realeza o, al menos, una gran riqueza. Pero paraguas y sombrillas cuentan con una larga historia. En la antigüedad sólo los nobles podían protegerse del sol, las mujeres griegas de alto rango usaban sombrillas blancas y una vez al año celebraban la "Fiesta de los Parasoles", en homenaje a la fertilidad.
Los chinos ya se protegían del sol paseando bajo inmensos parasoles, hace 2.400 años. También Tebas, Menfis y Nínive dejaron bajorrelieves que los representan.
Muchos siglos más tarde, por el siglo XVIII, cuando las glamorosas sombrillas se impusieron en Europa, hicieron furor ya que representaban el lujo y la sofisticación y toda dama que se preciara se hacía retratar debajo de una vaporosa sombrilla. Y aunque hoy en día usarlas sería una extravagancia, siempre estarán envueltas en un halo de realeza mágica. Prueba de ello son esas idílicas obras que adoramos las mujeres fantaseando con formar parte de un romántico mundo de encaje y ensueño.

Paseo con Sombrilla - John Singer Sargent

Spring Blossoms - Lawton  Parker

El Quitasol - Francisco de Goya

Autumn Stroll - Robert Hagan

Terrasse à Sainte-Adresse - Claude Monet

Paseo por la Playa - Joaquín Sorolla

La Terrasse Ensoleillée - Firmin Baes

Lady with Parasol - Lucia Sarto

The Pink Parasol - Lawton Parker

Joven con Sombrilla Japonesa - Auguste Renoir

A Tender Moment in the Garden - Federico Andreotti

Y así podría seguir, soñando que camino por la orilla del mar pisando las burbujas de espuma que deja el oleaje o que paseo por jardines esplendorosos en un territorio mágico. También Mary Poppins con sus poderes hacía volar mi imaginación muy lejos, y eso es una experiencia bastante supercalifragilisticexpialidocious!


A primera vista los paraguas parecieran carecer de toda épica pero para las chicas que, como yo, poseen un temperamento novelesco, el efecto de un paraguas refugiándonos en una plomiza tarde de lluvia nunca podría pasar inadvertido. Nuestro ser íntimo sabe cuánto encanto pueden conllevar, nunca podré olvidar a Los Paraguas de Cherburgo. La lluvia y las lágrimas de Catherine Deneuve me llenan de nostalgia.



Aunque ya no tiene aquellas connotaciones míticas ni representa dignidad, poetas, pintores y músicos han honrado al paraguas porque tiene duende. Alrededor de este implemento aparentemente frío se ha construido una imagen de seducción, nostalgia y romanticismo, quizás por ese ruidito que hace cuando el agua cae sobre él pero también está sociado a la alegría de vivir, objeto juguetón de alguna improvisada fantasía coreográfica y todo eso, aunque el cielo se venga abajo.


Siempre un paraguas nos ayuda a lograr ese toque final de elegancia aún en la tempestad desatada, sin embargo, todavía hay quienes afirman que si lo abrimos en casa nos traerá mala suerte, que odia al viento, que es vengativo y que cuando alguien lo abre en un día soleado, llueve.

sábado, 24 de marzo de 2012

Lluvia de Regalos

Una afortunada coincidencia hizo que por estos días esté yo empapada por una verdadera lluvia de regalos, invitaciones y atenciones de los amigos que he ido conociendo a través del blog; y siempre deseo agradecerlo expresamente, pero en los últimos tiempos se me está haciendo complicado realizarlo en tiempo y forma; y sentí como si se estuviera perdiendo la fuerza de mi intención. Es por eso que decidí hacerlo de esta manera, que me resulta atractiva.
En primer lugar el regalito de mi amiga Elaine Averbuch Neves, a quien agradezco muchísimo su atención porque lo diseñó especialmente para mí.


El siguiente es un detalle de la dulce poetisa Diazul, quien con su calidad de persona me lleva a vivir sus propios sueños.


Por aquí tenemos el bonito premio de mi querido amigo y compatriota, señor Luther Blues,  apasionado del estilo musical que su propio nombre indica    =)

Agradezco mucho a Mirta, del blog católico Luce nel Cuore por tenerme en cuenta para un juego, en señal de su amistad.


Agradecer también a dos, ¿o debería decir tres? blogueras que coincidieron en el regalito. Se trata de Lobezna, joven que lleva adelante un blog actual, ágil  y divertido; y a Kippy & Lilly, una de ellas es "mamá" de la otra, una hermosa perrita que es la adoración de Lilly. 


Y la más reciente, una sensacional rosa color de fuego, perfumada atención de Lucimar, brillante "Estrella de la Mañana".


A Elaine, Diazul, Luther Blues, Mirta, Lobezna, Kippy & Lilly y Lucimar les estoy muy agradecida por el cariño brindado y sobre todo: por hacerme feliz!

lunes, 19 de marzo de 2012

Arte Rupestre

Asombrosas pinturas y petroglifos testimonian, en sitios arqueológicos de todo el mundo, la enigmática vida de los primeros hombres y aún nos maravillamos ante los dibujos prehistóricos, esas huellas humanas elementales que sobreviven borrosamente sobre las eternas piedras.
En Argentina tenemos varias expresiones de arte rupestre en distintas provincias pero existe un páramo que es especialmente subyugante: se trata de la impactante Cueva de las Manos, milenario testimonio estampado por culturas anteriores a la etnia tehuelche, descubierta por el cura salesiano Alberto Dagostini y que revelan algunos hábitos de los pobladores que frecuentaban el noroeste de la Provincia de Santa Cruz, junto al cañadón del río Pinturas, hace 9.300 a 1.300 años atrás. Este descubrimiento arqueológico es uno de los más singulares en la historia del continente americano y sorprende por el nivel de conservación y concentración de arte rupestre. En este sitio se han registrado las huellas de 829 manos. Existen impresiones en positivo y en negativo, de ellas 36 son diestras y el resto, zurdas. Los pigmentos se aplicaron con los dedos o con algún instrumento como si fuera un pincel o hisopo. Los arqueólogos deducen que la pintura de las manos en negativo se hizo pulverizando el pigmento sobre un objeto, cuya imagen quedó como contorno en la cueva. El arte del sitio comprende además imágenes de guanacos, dibujos geométricos, agrupamientos de líneas, puntos y la figura solar. Los principales colores utilizados fueron el rojo (obtenido de la hematita), blanco (caliza), negro (manganeso o carbón vegetal) y amarillo (limonita u ocre amarillo). En 1999 la Unesco nombró al sitio Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Cueva de las Manos, en Santa Cruz, República Argentina

Colores muy vivaces en La Cueva de las Manos

Son muy conocidos los enigmáticos petroglifos de Nazca, en Perú, esas figuras dibujadas con piedras sobre las laderas de los cerros, o en planicies. Se han identificado más de 30 geoglifos que representan aves, animales marinos y plantas. Uno de ellos representa a un pájaro de casi 300 metros y otro, un lagarto de 180 metros. También hay un pelícano, un cóndor, un mono y un araña gigantes. Lo curioso es que sólo pueden verse desde el aire sobrevolando la zona.

Colibrí, en Las Líneas de Nazca, Perú

Mono, en Las Líneas de Nazca, La Huella de los Dioses.

Otra cueva que estremece y es una de las joyas del Arte Prehistórico está ubicada en Lascaux, Francia. Fue descubierta en 1940 y la alta calidad en las pinturas que contiene datan de unos 15.000 años. Su entrada está cerrada hace 45 años y desde hace 25 existe una réplica de la cueva en la localidad de Montignac.
También en Francia se encuentra la cueva de Chauvet descubierta en 1994. Sus pinturas están fechadas en 31.000 años.

El Unicornio de Lascaux, ha dado pie a numerosas interpretaciones

Sorprendentes creaciones en la Cueva de Lascaux, Francia

Escena del Hombre Muerto, en el Complejo Pictórico de Lascaux

En China, la región de Huashan guarda como un tesoro el más grande mural rupestre. Se trata de más de 1.800 figuras que tienen desde treinta centímetros hasta tres metros de altura y el mural, es de 200 metros de largo por 40 de ancho. Las figuras representan guerreros con espadas. Hay también dibujos de perros y aves.

Guerreros, en el Mural Rupestre en Huashan, China

En Italia se han descubierto en el año 2000 las pinturas más antiguas de Europa: en Grotta di Fumane, cerca de Verona, las sorprendentes "obras de arte" tienen 32.000 años de antigüedad.
En Portugal, en el Valle de Coa, hay una gran concentración de rocas grabadas con imágenes de caballos, cerdos y vacas, pintadas hace 22.000 años.
La Isla de Pascua, situada en el océano Pacífico, tiene un conjunto de vestigios arqueológicos, entre los que se destacan las 638 grandes y misteriosas esculturas -los moái-, además de sitios de pinturas y petroglifos donde se destaca el emocionante hombre-pájaro.

Impasibles Moáis observan el Océano Pacífico

Pero entre todas las obras de arte rupestres hay una que está considerada la "Capilla Sixtina del Arte Cuaternario", se trata de la Cueva de Altamira. Fue pintada hacia el 15.000 a. C. y se halla en Santillana del Mar, en el norte de España. Esta joya del arte pictórico rupestre y fuente histórica directa fue el hogar de un grupo de cazadores y, aunque en su entorno se encontraron útiles del Paleolítico Inferior, la cueva de Cantabria fue frecuentada, sobre todo, entre el 18.000 y el 15.000 a. C. Los moradores de Altamira aunque sólo utilizaron pigmentos ocres y negros para realizar sus murales, el raspado y lavado del interior de los dibujos, junto con el grabado de los contornos, permitió que los dibujos adquieran efectos de policromía y volumen. Una vez molidos, los colorantes se aglutinaban con agua para permitir su adherencia a la roca soporte. Las paredes eran de caliza amarilla.
Para trabajar en el interior de la cueva, los "artistas" del Paleolítico encendían hogueras o quemaban grasa animal en candiles hechos de piedra. La longitud de la caverna es de 270 metros y es de forma muy irregular. Los relieves del techo, abruptos y caprichosos, fueron aprovechados para transmitir sensación de volumen a las figuras. El dibujo más grande es el de una cierva que aparece aislada en el techo de la Sala de Polícromos: 225 centímetros.

Cierva de Perfil, en la Sala VI

Los bisontes se corresponden prácticamente con su tamaño real. Unos trescientos dibujos y grabados aparecen distribuidos en las paredes y techos de las distintas salas de la cueva.

Bisontes del Período Magdaleniense

Bisonte Recostado

El hallazgo de esta joya del arte rupestre originó una fuerte polémica. Aunque la cueva fue descubierta por un cazador en 1868, nadie le prestó atención hasta su exploración por parte del estudioso local Don Marcelino Sanz de Sautuola, en 1879.
En 1880 el Congreso de Antropología de Lisboa sentencia que las pinturas de Altamira son un fraude porque consideraron imposible que obras de tal belleza fueran prehistóricas. En 1902, tras el descubrimiento de nuevas pinturas rupestres en la Dordoña francesa, los investigadores rectifican y reconocen finalmente la existencia de un arte paleolítico. Casi un siglo después de la muerte de su descubridor, la Cueva de Altamira es catalogada en 1985 como Patrimonio de la Humanidad.

lunes, 12 de marzo de 2012

La Ruta 40, el Gran Camino del Oeste


Junto a la Cordillera de los Andes, la cadena montañosa más extensa del mundo, un camino se hace leyenda, se trata de la emblemática Ruta 40. Recorrerla es una experiencia mágica que inunda el alma de libertad, y es la gran oportunidad para vivir una fascinante aventura. A poco de iniciar el recorrido los mitos y leyendas comienzan a agitarse en la más larga, cambiante y espectacular ruta del país.

Recorrido de la Ruta 40

Su longitud es de 5.224 kilómetros: va desde Cabo Vírgenes, el punto más austral del continente, hasta La Quiaca. Atraviesa 11 provincias y en ese derrotero se suceden paisajes tan disímiles como incomparables. Luminosos lagos, huellas de culturas milenarias, bosques de ensueño, majestuosos parques nacionales y esplendorosos viñedos hasta culminar en la desolada aridez de la Puna. La Ruta 40 corre a la par de la famosa Ruta del Vino y desde su creación en 1935 acompañó todo el desarrollo de esas tres regiones. Comencemos por el principio, por el Kilómetro 0.
Como dije, la aventura empieza junto al océano Atlántico donde se encuentra el Faro Cabo Vírgenes, que vigila desde hace más de un siglo las costas embravecidas que en 1521 vieron pasar a Magallanes. La soledad parece ser infinita pero no, hay rebaños de ovejas y un camino bordeado de árboles nos regala variedades de brillantes hojas rojizas, naranjas, ocres y amarillas. A la belleza de este paisaje desolado no la puedo describir en su totalidad, es un prodigio natural único en el mundo.

Faro Cabo Vírgenes, Santa Cruz

El largo recorrido desafía los sentidos, el horizonte es amplísimo y el viento nos quiere hacer volar. Entre glaciares colosales, hielos eternos y mil historias de colonos, aventureros y legendarios bandidos como Butch Cassidy y Sundance Kid llegamos a donde se encuentra uno de los descubrimientos arqueológicos más impactantes en la historia del continente americano: La Cueva de las Manos, llamada así por el arte rupestre del sitio que comprende tres niveles culturales que datan desde el 7370 a. C. al 1000 de nuestra era.

Glaciar Perito Moreno, Santa Cruz

Cueva de las Manos, Santa Cruz

Entre alerces y tulipanes ingresamos a Chubut, a la encantada región de los lagos y bosques, a las cascadas del río Cisne, a los saltos Nant y Fall, a visitar El Viejo Expreso Patagónico La Trochita y al Reino de los Dinosaurios. La sensación de estar en una aldea irreal va in crescendo y creo ser protagonista de un cuento de hadas, los lugareños, entre plantaciones de cerezas y frutillas, nos cuentan historias de pioneros galeses que llegaron a fines del siglo XIX. Aquí la obra cumbre de la Naturaleza no se tomó ni un respiro. Atravesando Neuquén observo que temerosos ciervos nos espían, son divinos.

Viejo Expreso Patagónico La Trochita, Chubut

Ahora sí llegamos a uno de los hitos turísticos del país, San Carlos de Bariloche, el valle encantado. Mientras degusto toneladas de irresistibles, increíbles e inenarrables delicias (como el chocolate Bariloche), alguien me cuenta el mito de Nahuelito, ese animal prehistórico que habita el lago Nahuel Huapi, al estilo del monstruo del Lago Ness. Vamos a ver si lo vemos. Del monstruito ni noticias pero en cambio ante nuestros ojos se desplegó un panorama celestial.

Lago Nahuel Huapi, Río Negro

Llegamos a la región de Cuyo. Mendoza nos recibe con sol intenso y de nuevo tanta magnificencia nos hace vivir una vorágine. En esta región se producen los mejores vinos del país. Pasamos por bodegas y viñedos de alta gama, ruinas incas y las cumbres de los Andes que se elevan por una gran planicie de lava formada hace millones de años. Es la región con más volcanes del planeta. Unos kilómetros más al norte, es imperdible La Caverna de las Brujas, con estalactitas y estalagmitas formadas durante siglos, pero también me impresionan las águilas que planean muy cerca nuestro, nos están observando... es inquietante.

Parte del Camino...

Llegamos a la brillante y mágica San Juan, la tierra de Domingo Faustino Sarmiento. En este tramo la Ruta 40 se integra con la Ruta del Vino, vemos molinos harineros del siglo XVIII y valles alegres, plácidos y tranquilos. Seguimos avanzando entre curvas y contracurvas... llegamos a La Rioja, lugar de inspiración, de buena energía, de montañas altivas, misteriosas e imponentes. Aquí, frente a nuestra inmensa pequeñez, se encuentran el Parque Nacional Talampaya y el Valle de la Luna, formas surrealistas que relatan parte de la historia del planeta.

Valle de la Luna, San Juan

El Cañón del Talampaya, La Rioja

Tramos desérticos, muchísimo calor, nos mareamos bajo un cielo azul intenso... pero seguimos avanzando entre piedra rojiza... reina el silencio... somos pasajeros en tránsito. Entre cerros coloridos y cardones implorantes que proyectan la sombra del atardecer, por fin llegamos a Catamarca que nos recibe con nueces, viñedos, hierbas aromáticas, anís y la habilidad de sus tejedoras. Ya asoman las primeras estrellas, esta es una maravilla natural única.

Solitaria Ruta 40, cerca del kilómetro 4200

Cautivantes nos reciben Tucumán y Salta, tierra de la Pachamama, de los Valles Calchaquíes, del fuerte indígena Pucará y de pintoresquísimos pueblitos somnolientos acunados por el eterno arrullo de los cedros... el asombro no nos da respiro.
Seguimos subiendo y llegamos al punto más alto del recorrido: Abra el Acay, en Salta. El cartel nos indica que estamos a 4895 metros sobre el nivel del mar, pero el GPS dice 4970 metros... estoy absolutamente apunada. Allá va el mítico Tren a las Nubes, me asombra ver a personas de todas partes del mundo que ansían probar las alturas de la Puna, ese precipio no tiene fin!

Tren a Las Nubes, Salta

Cerro de los Siete Colores, Jujuy

El largo camino a pura aventura está llegando a su fin, el Cerro de los Siete Colores en Jujuy nos recibe por un camino de ripio bordeando Salinas Grandes; los géiseres y las lagunas pobladas de flamencos nos dejan mudos.

Flamencos en Laguna de los Pozuelos, Jujuy

Avistaje de Flamencos

Con el alma rebosante de emociones fuertes llegamos a La Quiaca, un cartel nos da la bienvenida y nos anuncia: "Ushuaia, 5121 kilómetros". Fin de la mágica Ruta 40.
Revolotea alrededor de nosotros la felicidad y la emoción al escuchar a sus habitantes contar que el alma de sus ancestros continúa plasmada en esas montañas y en el viento... Luego de esa declaración que nos sacude el corazón, y vigilados por una luna amarilla redonda e inmensa, llegamos al final del largo camino hacia un viaje inolvidable.

sábado, 3 de marzo de 2012

Florencio Molina Campos, Embajador Artístico del Gaucho Argentino

Don Florencio Molina Campos

Como dibujante autodidacta y detallista de la vida del hombre del campo argentino, Florencio de los Ángeles Molina Campos ha resguardado la identidad y es uno de los maestros entrañables del arte nacional. El apreciado artista nació en Buenos Aires el 21 de Agosto de 1891 y, como miembro de una familia tradicional, se educó en prestigiosos colegios pero fue además un gran conocedor de la vida del campo al que retrató combinando la veta humorística y el realismo materializando siempre paisajes campestres, o figuras costumbristas-caricaturescas.

Don Florencio y su Amor por el Dibujo

Desde temprana edad mostró interés en dibujar la faena que él mismo presenciaba en sus largas vacaciones ya sea en su estancia Los Ángeles en la provincia de Buenos Aires o en su estancia La Matilde en Chajarí, provincia de Entre Ríos. Según su propio testimonio "por el 1900, lluvias torrenciales inundaron los campos. Ese invierno quedamos rodeados por las aguas. Las jornadas interminables nos retenían encerrados. Nuestros padres alternaban sus quehaceres dándonos lecciones preparatorias para nuestro futuro escolar. De nuestras distracciones y el cúmulo de escenas del trabajo diario de los peones, saqué el impulso incipiente que trasladé a nuestros juegos, al imitar su lenguaje, sus ademanes, su indumentaria y la inacabable variación de sus faenas. El ciclo escolar transcurría en internados en Buenos Aires y las vacaciones en la estancia, donde nos esperaba el ansiado premio de los 'petisos'. De tarde en tarde tal vez borroneé algún dibujo y tracé las pretensiones de algún cuento, siempre con cierta inclinación humorística. Los estudios y luego el trabajo no me permitieron avanzar. Tuve que sufrir alguna pena honda, ya hombre, para encontrar en la ejercitación de aquellas intentonas, una especie de refugio espiritual. Corriendo el tiempo, ya fue el afán incansable de todos los días".




En 1926, a la edad de 35 años, presentó su primera exposición en la Sociedad Rural de Palermo a la que asistió el Presidente de la Nación Marcelo T. de Alvear, quien era ferviente admirador de su obra y lo nombró profesor de arte del Colegio Nacional Nicolás Avellaneda, después de presenciar la exposición.





Durante toda su vida el "dibujante costumbrista", como gustaba definirse, representó en sus obras al paisano y su ambiente, diciendo alguna vez que él mismo se sentía "gaucho". Además fue periodista, ilustrador del diario La Razón, dio muchas conferencias y colaboró en diarios y revistas, así como tambien publicó varios cuentos.





Ilustrador de el Fausto del poeta Estanislao del Campo, sus pinturas no fueron sólo un mero dibujo sobre distintas situaciones que suceden con habitualidad en el campo, sino que estuvieron influenciadas por el libro más vendido en la historia Argentina: el Martín Fierro, la obra cumbre de José Hernández.




Realizó ilustraciones de 144 almanaques para la firma Alpargatas en tres series: 1931-36, 1940-45 y, póstumos, 1961-62.
A mediados de los años '30, Molina Campos visita Moreno, un pueblo a escasos kilómetros de la Capital y queda enamorado del paisaje que tanto le recordaba a su infancia. Montes de eucaliptus, un río sereno...  Don Molina Campos quedó encantado con el lugar y decidió comprarse una parcela frente al río con un molino de viento.
Allí construyó junto a su esposa una cabaña e instaló su estudio, colgando en la entrada estribos de latón que se convertirían en su símbolo y que darían el nombre al rancho: "Los Estribos".





Residió varios años en Estados Unidos, país de donde fue contratado en 1941 por la empresa agrícola Minneapolis-Moline; allí sus obras se hicieron muy famosas. En 1942 es contratado como asesor técnico de los estudios de Walt Disney, para colaborar en los rodajes de: "El Gauchito Volador", "Goofy se hace Gaucho", "Saludos Amigos", "El Gaucho Reidor" y "Los tres Amigos" y colaboró además en la realización de la película animada Bambi, que reproduce la vida silvestre de la Isla Victoria en el lago Nahuel Huapi, ubicado en la Patagonia Argentina; pero el dibujante renunció debido a que no compartía las extravagancias que el estudio cinematográfico quería hacer protagonizar a nuestros paisanos. El pintor deseaba lograr una representación más fiel del gaucho argentino. Por ese tiempo también, fue contratado por el Comité Rockefeller, para la ejecución de su Programa del Buen Vecino.





Hacia el año 1958, luego de viajar por el mundo exponiendo y recibiendo distinciones por sus originales e innumerables obras, Florencio Molina Campos, dibujante emblema de argentinidad, regresa enfermo a nuestro país, y fallece el 16 de noviembre de 1959 en Buenos Aires, su ciudad natal.




"No podría decir qué me apasiona más, si transformar la tierra en vida o mostrar la vida de mi tierra".
Florencio Molina Campos.