viernes, 5 de marzo de 2010

Griselda Blanco, Reina de la Coca

Griselda Blanco

Griselda Blanco es una ya casi legendaria narcogangster colombiana apodada "La Madrina" quien fue responsable de introducir en Estados Unidos más de 300.000 toneladas de drogas y de la muerte directa de por lo menos 250 personas durante la década del '80 en Miami. Con su ejército de pistoleros, fue la primera en abrir el tráfico masivo de cocaína en EE.UU.
Para que la respetaran, y como la reputación es lo más importante, sembró la violencia y el terror ejecutando a familias enteras y colegas narcos. Y, para mantenerse en el poder, mandó matar acreedores y lavadores de dinero. El mensaje era bien claro: o paga o muere.
Cualquier lugar de Miami era propicio para el caos; con su ejército de pandilleros armados hasta los dientes atacaban en aeropuertos, licorerías, restaurantes y hasta comisarías. En poco tiempo convirtió a Miami en la ciudad más peligrosa de Estados Unidos. En julio de 1979, la Madrina mandó ejecutar a enemigos en un conocido mall; a este hecho se lo conoció como La Masacre de Dadeland.
La leyenda macabra de Griselda Blanco crecía con cada venganza de la mafia, pero ella no sólo ocupaba a sus sicarios para asuntos de negocios sino también personales.


Casada con Carlos Trujillo, falsificador de documentos de inmigración, padre de tres de sus hijos, murió en 1970, lo mató por una disputa de negocios.
Poco después se casó con otro maleante, Alberto Bravo, traficante de cocaína. Juntos decidieron perseguir el "sueño americano" estableciendo el negocio de cocaína en Nueva York, pero perseguidos por la DEA, escapan a Colombia y, en una amarga discusión, Griselda saca su pistola y dispara varios tiros, apuntando a su esposo. Él respondió empuñando una Uzi que sacó de su cinturón. En medio del tiroteo murieron seis guardaespaldas. Blanco fue herida en el estómago pero se recuperó rápidamente. Su esposo, impactado en la cara, no corrió con la misma suerte.
Pronto vendría otro marido: Darío Sepúlveda, sicario, quien sería el padre de su cuarto hijo a quien llamó Michael Corleone, en honor al personaje de Al Pacino en "El Padrino", película que le encantaba a "La Madrina".
Sepúlveda murió en Colombia cuando trataba de huir de la policía.
En 1982, empezó la persecución de Chucho Castro, uno de sus amantes, que se había escapado temeroso de terminar en el cementerio.
Pero los pistoleros secuestraron al hijo de Chucho y el hombre tuvo que regresar, hasta que la Madrina se cansó de sus lamentos y mandó que le volaran los sesos.
Con el tiempo, Griselda cometería el error más grave para un capo narco: comenzar a consumir coca, por lo que aumentó su paranoia.
La Reina de la Droga inspiró tal miedo que ninguna persona se atrevió a atestiguar contra ella.
Fue detenida en 1985, se salvó de la pena capital y fue puesta en libertad en 2004, deportada a Colombia, donde no tiene causas pendientes, y se desconoce su paradero.
En Colombia fueron asesinados sus tres hijos mayores y sólo queda vivo su hijo menor, Michael Sepúlveda Blanco (Michael Corleone), quien en la actualidad tiene 31 años, vive en Miami, se dedica a la música y posee su propio sello discográfico.



6 comentarios:

patricia dijo...

caramba!! no tenés por ahí algo de pajaritos de colores, agüita y esas cosas? jaja!
un besote.

AGUSTIN dijo...

mirá que nenita!!!

Alejandro dijo...

Era brava la señora!

Daniel dijo...

No puede ser!
Y mientras tanto Don Johnson qué hacía?

Daniel dijo...

Despues de mucho pensar me di cuenta: me hace acordar a mi suegra.

Anónimo dijo...

mama te presento a mi suegra griselda blanco