lunes, 10 de mayo de 2010

Juan Bautista Alberdi y las Bases para la Nueva República

Juan Bautista Alberdi

Político, jurista, escritor y músico argentino, fue inspirador de la Constitución Nacional y uno de los más grandes pensadores argentinos. (Tucumán, 1810 - Nueilly-Sur-Seine, 1884). Alberdi residió desde muy joven en Buenos Aires, ciudad en la que desarrolló una importante actividad política, cultural y social.
Perteneciente a las elites ilustradas participó en la fundación del Salón Literario, centro cultural y de difusión de las nuevas ideas políticas, vinculadas al romanticismo europeo.
En 1831 ingresa a la Universidad para seguir Derecho e inicia una de las etapas más felices de su vida. Joven, elegante y refinado, frecuenta las animadas tertulias de su época donde pone de manifiesto una gran sensibilidad musical y hasta compuso obras clásicas de piano, guitarra y flauta para sus amigos. En 1832 escribió su primer libro, El espíritu de la música.
En 1837 publicó una de sus obras más importantes, Fragmento Preliminar al Estudio del Derecho donde hacía un diagnóstico de la situación nacional y sus posibles soluciones.
Durante ese mismo año, se inició en el periodismo con la publicación de La Moda, gacetín semanal de música, poesía, literatura y costumbres. Aparecieron 23 números y en sus artículos, Alberdi firmaba bajo el seudónimo de "Figarillo" y escribió una crónica dramática sobre la Revolución de Mayo.
La Mazorca, la policía secreta de Rosas, comenzó a vigilar de cerca las actividades de la Asociación y comenzó la persecución. Tratando de burlar a la censura del rosismo dejaba deslizar frases como ésta: "los clamores cotidianos de la tiranía no podrán contra los progresos fatales de la libertad".
Alberdi optó por exiliarse en Uruguay dejando en Buenos Aires un hijo recién nacido. Al enterarse del triunfo de Urquiza sobre Rosas en la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, escribió en pocas semanas una de sus obras más importantes: "Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina", basado en la Constitución Argentina de 1826 y en la de los Estados Unidos. A partir de este libro, Alberdi propone fijar ciertas bases de criterio para marchar en la cuestión constitucional. Esta obra será una de las fuentes de nuestra Constitución Nacional sancionada en Santa Fe el 1º de mayo de 1853.
Para poblar a la Nación, sugiere potenciar la inmigración del norte de Europa, especialmente de personas provenientes de Alemania, Suecia, Suiza e Inglaterra. Para esto propone crear un sistema en base a franquicias y beneficios. La justificación de esto es que esta inmigración es necesaria para fomentar la industria y la libertad. Plantea como forma de gobierno una República Federal. Cree en la descentralización política como elemento esencial, y en la libertad de culto.
Propone que la ubicación de la Capital Federal sea Buenos Aires (luego se retracta y propone a Paraná). La primera por ser el punto de contacto con Europa, y luego la segunda dada la garantía de libertad de navegación fluvial, que dotaba de potencial de capital al resto del territorio.
Polemizó con Sarmiento al defender la política de Urquiza, de allí surgen las Cartas Quillotanas publicadas en 1853, a las que el sanjuanino opone Las Ciento y Una. Aquí quedan expuestas las distintas visiones acerca de la historia, de las utopías y de los proyectos para el futuro del país; estos textos son de importancia decisiva para conocer las reflexiones de los dos pensadores.
Urquiza lo designó representante argentino ante Gran Bretaña, España y Francia. Volvió como diputado en 1879, y partió a Francia en 1881, donde fallece tres años después.

Su Pensamiento en Algunas de sus Frases

La obra maestra de Alberdi fue y sigue siendo reiteradamente sintetizada bajo el lema de «gobernar es poblar». La frase está directamente referida a la escasa población que por entonces habitaba la Argentina, mucho menor que la que habitaba por entonces en Chile, Bolivia o Perú.
Años después, él mismo se encargaría de precisar el significado de ese lema para cuestionar la inmigración de italianos y españoles que habían empezado a predominar ampliamente entre los extranjeros que se radicaban en el país.

"Gobernar es poblar en el sentido que poblar es educar, mejorar, civilizar, enriquecer y engrandecer espontánea y rápidamente, como ha sucedido en los Estados Unidos. Mas para civilizar por medio de la población es preciso hacerlo con poblaciones civilizadas; para educar a nuestra América en la libertad y en la industria es preciso poblarla con poblaciones de la Europa más adelantada en libertad y en industria... hay extranjeros y extranjeros; y que si Europa es la tierra más civilizada del orbe, hay en Europa y en el corazón de sus brillantes capitales mismas, más millones de salvajes que en toda la América del Sud. Todo lo que es civilizado es europeo, al menos de origen, pero no todo lo europeo es civilizado; y se concibe perfectamente la hipótesis de un país nuevo poblado con europeos más ignorantes en industria y libertad que las hordas de la Pampa o del Chaco".

"La democracia es la libertad constituida en gobierno, pues el verdadero gobierno no es más ni menos que la libertad organizada".

"El Gobierno es una necesidad de civilización, porque es instituido para dar a cada gobernado la seguridad de su vida y de su propiedad. Esta seguridad se llama y es la libertad".

"El gobierno no ha sido creado para hacer ganancias, sino para hacer justicia; no ha sido creado para hacerse rico, sino para ser el guardián y centinela de los derechos del hombre, el primero de los cuales es el derecho al trabajo, o bien sea la libertad de industria".

"La industria es el calmante por excelencia. Ella conduce por el bienestar y por la riqueza al orden, por el orden a la libertad: ejemplos de ello Inglaterra y los Estados Unidos. La instrucción en América debe encaminar sus propósitos a la industria.
La industria es el gran medio de moralización. Facilitando los medios de vivir, previene el delito, hijo las más veces de la miseria y del ocio. En vano llenaréis la inteligencia de la juventud de nociones abstractas sobre religión; si la dejáis ociosa y pobre, a menos que no la entreguéis a la mendicidad monacal, será arrastrada a la corrupción por el gusto de las comodidades que no puede obtener por falta de medios.
Será corrompida sin dejar de ser fanática. Inglaterra y los Estados Unidos han llegado a la moralidad religiosa por la industria; y España no ha podido llegar a la industria y a la libertad por simple devoción. España no ha pecado nunca por impía; pero no le ha bastado eso para escapar de la pobreza, de la corrupción y del despotismo".

Fue autor de numerosos trabajos que incluyen el ensayo, la crítica literaria, algunos de ellos son Las palabras de un ausente, El Voto en América, El Crimen de la Guerra, donde exaltó la paz universal; Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina, Estudios sobre la Constitución Argentina de 1853 y Peregrinación de Luz del Día o Viaje y Aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo.

5 comentarios:

luther blues dijo...

Haberse enemistado con Rosas (Mas en esa epoca en donde hasta el mismisimo diablo era amigo del caudillo unitario) y diferenciarse con Sarmiento ,este pensador no andaba con chiquitas .Magnifica entrada sobre uno de los precursores de nuestra constitucion Caro .
Un abrazo mas el cariño de siempre y desearte buen comienzo de semana
Besos

Madame Minuet dijo...

Madame, nos trae un personaje desconocido para mi, asi que he aprendido mucho hoy.
Me encanta su frase ""los clamores cotidianos de la tiranía no podrán contra los progresos fatales de la libertad". Es una hermosa forma poetica de expresar una realidad.

Buenas noches, madame.

Bisous

Sashindoubutsu dijo...

Very interesting and informative. A well-composed piece.

La loca de Mierda dijo...

carooo ame tu bannerrr!!

Alejandro dijo...

Sin dudas, uno de los pensadores mas importantes de nuestro pais. Justamente estoy preparando un informe radial sobre el bicentenario y los datos de este personaje son muy utiles para incluirlos.

Saludos.