lunes, 13 de septiembre de 2010

Leonardo da Vinci, Maestro de Todos los Saberes

El gran Leonardo es uno de los mas versátiles y polifacéticos artistas de todos los tiempos. Da Vinci fue pintor, escultor, arquitecto, ingeniero de guerra, ingeniero hidráulico y apasionado de la gastronomía. Fundó junto a Rafael y Miguel Angel el trío fundamental del movimiento renacentista, época que dejó atrás la oscura Edad Media con sus decrépitas estructuras feudales y dió paso a nuevos estados nacionales, cuyas monarquías autoritarias crearon gobiernos poderosos.
Hacia mediados del siglo XV el hombre se liberó de temores atávicos y surgió un período irrepetible: el Renacimiento, época que dió una prodigiosa generación de intelectuales y artistas y se extendió por toda Europa que empezaba a dejar atrás el teocentrismo y lo suplantó por el antropocentrismo, es decir, puso al hombre como medida de todas las cosas. Se produjeron profundas reformas políticas, administrativas y militares, los hombres fueron conscientes que estaban viviendo un momento de resurgimiento cultural y que estaban recreando parte de la grandeza literaria, filosófica y artística de la antigua Grecia y de la antigua Roma. En fin, la vida florecía en todos los campos, pero fue en Italia donde alcanzó su máxima expresión, y fue en este esplendor que el 15 de abril de 1452 vio la luz el gran Leonardo.

Genio entre Genios, Leonardo Da Vinci

Fue hijo ilegítimo de Ser Piero, terrateniente miembro de una ilustre familia florentina y de la campesina Caterina, y como no pudo llevar el apellido de su padre Leonardo adoptó como apellido el nombre de la ciudad donde nació: Vinci. Algún tiempo después su madre lo entregó a los cuidados de su padre, quien a los catorce años lo hace ingresar como alumno en el taller de Andrea del Verrocchio porque se dio cuenta de la inclinación artística de su hijo. Hacia los veinte años, Da Vinci se había convertido en el alumno predilecto del artista y pronto entró como maestro en la Corporación de Pintores Florentinos.
A los 24 años es acusado de homosexual, comportamiento que en aquel momento era considerado un crimen, pero es absuelto por falta de pruebas y así logra eludir la condena establecida para ese delito, nada menos que la hoguera. En 1482 se trasladó a Milán buscando nuevos aires y se dirigió a Ludovico Sforza, poderoso duque y mecenas, por medio de una carta en la que se autoproclamaba maestro en todas las disciplinas posibles y donde le dice que nadie podía rivalizar con él ni como pintor, ni como escultor ni como arquitecto y termina la carta diciendo: "Si alguien tiene dudas y cree que algo de lo que he dicho hasta ahora es imposible de realizar, estoy preparado para demostrárselo en vuestro jardín o donde Su Excelencia desee" y fue así que permaneció trabajando para los Sforza durante casi veinte años. Allí pintó las dos versiones de La Virgen de las Rocas, La Dama del Armiño, que se cree era una de las amantes de Ludovico, Cecilia Gallerani. El cuadro llama la atención por el contrapunto entre la ferocidad del animal y la serenidad de Cecilia; y La Ultima Cena, obra que le bastó para posicionarlo como uno de los mayores maestros del arte por la fuerza de las emociones que logra transmitir cuando Cristo anuncia la traición de uno de los Doce Apóstoles; y el único retrato masculino de su obra, Músico, entre muchas otras hoy perdidas como por ejemplo el modelo en yeso de tamaño natural para el monumento ecuestre de Francesco Sforza.

La Virgen de las Rocas

La Dama del Armiño

La Ultima Cena

Músico

Como arquitecto realizó una maqueta para la cúpula de la catedral de Milán, proyectó un palacio para Ludovico y se ocupó de la reconstrucción de la catedral de Pavía. A la caída de los Sforza se trasladó a Florencia, a este período pertenecen Santa Ana con la Virgen y el Niño.

Santa Ana con la Virgen y el Niño

Pero el mayor brillo artístico de Leonardo corresponde a uno de los cuadros más famosos de la historia de la pintura, su obra magna: La Gioconda.

La Gioconda

Aquí usó la innovadora técnica del sfumato que consiste en eliminar los contornos de las líneas, difuminándolos y creando una suerte de neblina que genera un efecto de atmósfera, y el claroscuro que modela las formas a través del contraste de luces y sombras. Desde entonces la creación pictórica jamás volvería a ser igual porque esta creación se convirtió en ícono universal del arte, fue inspiración constante a lo largo de los siglos y motivó interpretaciones de todo tipo en el mundo artístico e intelectual. Actualmente, La Mona Lisa, pequeño óleo de 77 x 53 centímetros, es la principal atracción del Museo del Louvre de París. También a esta época corresponden diversas obras de fortificación realizadas para César Borgia, y el proyecto para desviar el curso del Arno y construir un canal que lo hiciera navegable desde Florencia hasta el mar. En 1478 junto a Sandro Botticelli abrió la tasca La Huella de las Tres Ranas pero el emprendimiento duró poco tiempo porque el menú era muy sofisticado para la época y no funcionó. Más tarde fue nombrado maestro de festejos y banquetes en la corte de los Sforza. En 1506, fiel a su estilo andariego, regresa a Milán llamado por Carlos d' Amboise para quien proyectó un palacio y una capilla y finaliza La Gioconda, que le llevó alrededor de tres años de realización. Pero la pintura sólo representó una pequeña parte de la inagotable potencia intelectual de Leonardo. Su espíritu inquieto y curioso impulsaron al genio a buscar el cómo y el porqué de casi todas las cosas que lo rodeaban. Se ocupó del estudio de la mecánica, estudió el movimiento de los proyectiles, la caída libre de los cuerpos y hasta desarrolló su interes en el campo de la óptica. Pero, el maestro de todos los saberes, a veces fue tratado con cierta indiferencia porque sus artefactos eran un tanto defectuosos y demasiado avanzados y en aquella época se necesitaban otro tipo de equipamientos, pero sus diseños constituyen un gran patrimonio histórico. En sus famosas anotaciones científicas hay centenas de ilustraciones y cerca de 7700 páginas sobre el cuerpo humano, el control de inundaciones, proyectos de submarinos, la tuerca, el torno, los sistemas de freno y amortiguación y mucho más, casi no hubo tema que a Leonardo se le escapara, si hasta proyectó un burdel preocupado por las cuestiones de higiene y saneamiento.

Canon de las Proporciones del Cuerpo Humano

Para proteger sus ideas, Leonardo que era ambidiestro, se valía de una artimaña: escribía al revés, de derecha a izquierda. En 1507 se inscribe de nuevo en la Corporación de Pintores Florentinos y recibe el encargo de pintar La Batalla de Anghiari.

La Batalla de Anghiari

Para esta obra Da Vinci echó mano de una técnica experimental pero aunque fue un trabajo minuciosamente planeado, la obra comenzó a deteriorarse a ritmo acelerado y se le exigió que reparara el error o devolviese el dinero, pero no hizo ni una cosa ni la otra. Mientras, siguió trabajando en experimentos de vuelo porque estaba interesado en desarrollar el ornitóptero, una de sus máquinas voladoras.

Ornitóptero

Ornitóptero

Da Vinci tuvo fama de insconstante y hasta el Papa León X dijo: "Este hombre nunca terminará nada. Leonardo disfruta más del camino que de la llegada, más del proceso que del resultado". Sucede que la inteligencia de Leonardo sobrepasó los límites de comprensión de cualquier persona de entonces; él tenia multitud de ideas y proyectos por realizar y, aunque fueron reconocidas sus dotes de visionario, tenía fama de dejar sus obras inconclusas. Entre los miles de artilugios que diseñó, imaginó una máquina excavadora mediante un complejo sistema de poleas.

Máquina Excavadora

En 1513 abandona Milán y se establece en Roma al servicio de Giuliano de Medicis y allí estudia un plan para la desecación de las lagunas Pontinas, al mismo tiempo comienza su tratado sobre el arte de pintar y por esta misma época pintó su autorretrato inacabado, a los 61 años.

Da Vinci, Autorretrato Inacabado

En 1517 se traslada a Francia invitado por el rey Francisco I quien lo nombra primer pintor de la corte. Un tiempo después enferma y se le paraliza la mano derecha parcialmente pero con su mano izquierda, Leonardo se dedicó a escribir sin cesar.

Castillo de Cloux, Francia, donde Da Vinci pasó sus últimos años

En abril de 1519 redacta el que sería su último testamento. En la madrugada del 2 de mayo de ese mismo año, el genio entre genios muere a los 67 años de edad en el Castillo de Cloux, en Francia, en compañía de Francesco Melzi, también pintor, quien fue el responsable de la propagación de los manuscritos de Leonardo que más adelante compondrían su célebre Tratado sobre Pintura.

11 comentarios:

martinealison dijo...

Ah! LEONARDO DA VINCI... Le Maître, le génie... Plus rien à ajouter, ma chère Carolina tu as tout dit... Je m'incline... Bisous

Típico Hombre de Mal Morir dijo...

Este tipo si que aprovechaba su tiempo! apenitas y yo puedo con mi trabajo, jajajajaj, pero no cabe duda que era todo un genio, adelantado a su epoca... nos dejó un gran legado que lo convirtió en inmortal.

Saludos y un beso!

Caro Pé dijo...

Excelenete post caro:)Me encnató, Sí genio Leonardo y esta cosa de ser tan multifacético. un genio
Beso!

Caro Pé dijo...

excelente, dije soy perfeccionista, jaja

Daniel dijo...

Muy bueno, como siempre.

Quisiera mencionar la gran afición de Leonardo por la cocina (aunque no por las cocineras), a la cual aplicó la misma creatividad y genio que al resto de los campos en los que brilló

Besos

luther blues dijo...

Un genio que si viviria en estos dias seria un mutimillonario empeñado en donar su fortuna a la caridad seguramente ,por suerte se salvo de todo eso (fiscos ,regalias,impuestos etc) Un adelantado a su epoca blondie
Un abrazo y el cariño de siempre .

40añera dijo...

Hoy en dia sería diagnosticado de hiperactividad y medicado para tranquilizar tanta imaginación
Por otro lado yo era de las pensaba que con la Gioconda la critica se pasaba hasta que lo tuve frente a frente, es ,es... bueno era verdad la crítica
Un beso que no se que me ha pasado que he estada varias veces y no he comentado

Alexander Camelot dijo...

Carolina

Siempre estas en mi corazòn,
gracias por tan bellos momentos compartidos
quedan vuestras sonrisas, làgrimas, alegrias, palabras, y todo,
en el precioso cofre de la vida, el corazòn.
Un abrazo inmenso en la distancia
Dios te bendiga y guie siempre.

Alexander♥

Daniel dijo...

Escribí, vaga!

Daniel dijo...

Es que a las mujeres hay que tenerlas cortitas!

Carmen dijo...

Carolina, gracias, es un lujo de entrada. ¡Buenísima toda!.

Besos!