martes, 1 de marzo de 2011

El Comic, y esos Superhéroes que Amábamos de Pequeños

El comic o historieta es un relato en imágenes publicado en la prensa, en fascículos o en álbumes. Puede presentarse en forma de un relato completo en un solo cuaderno, o en episodios o tiras de unas pocas viñetas que aparecen en diarios o revistas. Para asignar a cada personaje sus pensamientos o una parte del diálogo, se sitúa a su alrededor o por encima de él una especie de globo con un apéndice señalador dirigido al personaje a quien se atribuye la intervención. Si en cambio el apéndice toma la forma de burbujas en hilera, debe interpretarse que el personaje piensa, imagina o sueña. La "burbuja parlante" puede ser ovalada, rectangular, redonda o puede mostrar sus bordes dentados, para representar la ira con que se expresa el discurso.


El texto de su interior reproduce ideas, sentimientos, sueños o diálogos. Determinados signos como culebras y rayos, nubes, bombitas eléctricas y el tamaño de las letras sirven para expresar diversos contenidos ideológicos. 
Admite sonidos inarticulados como "zzzz" para expresar el sueño o "puaj" para indicar repugnancia. En el caso de que el narrador se vea obligado a intervenir sus textos -ajenos al diálogo- se inscriben en unos apartados rectangulares, por lo general en uno de los márgenes de la viñeta, denominados cartelas. Además el dibujante de comics está condicionado por la economía narrativa. Debe condensar los textos pero hacer lo más expresiva posible la ilustración y con frecuencia, para potenciar una rápida comprensión, se recurre a estereotipos sociales. Algunas convenciones son válidas incluso si no corresponden a la realidad actual, por ejemplo representar a los presos con trajes de rayas y una bola negra sujeta al tobillo con una argolla.
En la búsqueda de expresividad tienen gran relevancia los decorados, el vestuario y los gestos. Así por ejemplo la posición de las cejas puede indicar desde enfado hasta asombro; la nariz coloreada indica embriaguez o frío; la parte inferior del rostro coloreada de gris como si fuera una incipiente barba, indica desaliño o mal aspecto.
El género de la historieta se remonta a los dibujos del suizo R. Toepffer (1827), publicados diez años más tarde. La primera inclusión de globos se produjo en 1896, con The Yellow Kid.


En Europa, el comic fue considerado durante mucho tiempo como un género destinado exclusivamente a un público infantil y hubo que esperar al final de la II Guerra Mundial para que se dirigiera a un público adulto.
En los Estados Unidos, en cambio, este hecho se dio mucho antes, por lo que el género obtuvo mayor difusión y el comic estadounidense penetró en el ámbito europeo.
La temática del comic es muy diversa.
Iniciado como una historieta cómica, de donde viene su nombre, fue incorporando elementos como la crítica social, Li'l Abner (1934), el humor absurdo, Krazy Kat (1910), el onirismo, Little Nemo in Slumberland (1905), o lo grotesco, Popeye (1929).
Con la aparición de Tarzán (1929) el comic adoptó una nueva orientación: la aventura más o menos realista.


Sobre esta base aparecieron El Hombre Enmascarado, Flash Gordon, Dick Tracy, Merlín el Mago que aportó lo maravilloso y lo fantástico y fue el origen de Superman que tiene dones extraordinarios y una virtud esencial: la defensa a ultranza del modo de vida norteamericano frente a cualquier clase de enemigo.


También aparece Batman y otros semejantes, como El Capitán América cuyos poderes se consagran a la lucha contra el enemigo nazi.
En el período de guerras frecuentemente se aprovecha el comic para fines propagandísticos.



Y no puede faltar el gran sueño de Walt Disney: sus adorables personajes de El Ratón Mickey, El Pato Donald, Goofy & friends.



En algunos países europeos se dieron reacciones contrarias a la prepotencia de los superhéroes, y a raíz de ello aparecen personajes como Tintín.


Ya en la segunda mitad del siglo XX nacen  personajes que revalorizan el género. Pequeños filósofos como la argentina Mafalda o Carlitos y Snoopy (Peanuts) reflejan de forma sutil e irónica inquietudes del ciudadano medio.


También se hacen muy populares las series de Asterix, Lucky Lucke, los mellizos Zipi y Zape, Los Pitufos, Mortadelo y Filemón y muchos más.


Asimismo surgieron historietas ilustradas con carga erótica evidente que revolucionaron el género, tales como Barbarella y Jodelle.


Y surge una modalidad nueva: la fotonovela, peculiaridad que consiste en, precisamente, fotos con modelos y actores posando para la historia. Una de ellas era la version argentina de Kiling, así, con una sola "l".


En los últimos años ha adquirido especial importancia el comic japonés, llamado manga que hace furor y se exporta a todo el mundo.


Ya nombré a la muy querida Mafalda pero en el terreno del comic en Argentina hay mucha variedad,  desde el noble e inocente Cacique Patoruzú, el incorregible playboy Isidoro Cañones, El Hada Patricia, Calculín, La Vaca Aurora, Anteojito y Antifaz, Hijitus, Petete, Trapito, El Patriarca de los Pájaros, Pelopincho y Cachirula, etcétera, etcétera, etcétera ...







Hasta las antológicas El Tony, D'Artagnan; el guerrero y sabio Nippur de Lagash, Intervalo -más bien dirigida al público femenino-, El Tigre de los Llanos que narraba la vida de Facundo Quiroga, El Doctor Cureta, El Loco Chávez y muchísimas más.




Y un párrafo aparte merece, la estrella de las historietas, un gran clásico: el mítico comic de ciencia ficción y aventuras El Eternauta -el viajero del tiempo-, creado por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López . 


Desde siempre, el mundo de los comics nos acompaña con su impronta, sus aventuras, sus metáforas, sus enseñanzas y hasta su bajada de línea. De chicos nos apasionaron y encendieron la imaginación y hoy ya forman parte del acervo cultural de todos nosotros.

10 comentarios:

martinealison dijo...

Lorsque j'étais enfant, on m'interdisait de lire les bandes dessinées sous prétexte qu'il y avait soit-disant des fautes d'orthographe et que les textes n'étaient pas érudits... Je parvenais à les feuilleter chez certaines de mes copines!
Je trouve les dessins tellement fabuleux...
J'aimais particulièrement "Sylvain et Sylvette"!
Gros bisous ma chère Carolina.

FULL COLLECTIONS dijo...

Guau Por su puesto me quedo con el hada Patricia y Batman e Hijitus je je!!!!!

Excelente post Carolina!!

Besos

Patricia dijo...

ahhh, me hiciste recordar tantas historietas....!!!!!!
el comic es todo un arte, realmente a través de sus viñetas auténticos genios creativos nos muestran todo tipo de escenarios.

excelente entrada, Carolina!

un beso grande!

Alejandro dijo...

Muy buena entrada y muy bien ilustrada. Creo que los comics son geniales, una buenisima manera de contar historias.

Saludos!

luther blues dijo...

Sin lugar a dudas todo un mundo para descubrir ,un divertimento altamente recomendable que por mas tegnologia que exista siempre perdurara blondie .
Hay un amigo en Barcelona que tiene un blog en donde se pueden descargar los comic te dejo el enlaze por si te interesa
http://soundcat.blogspot.com/
Un abrazo

Charo Bustos Cruz dijo...

AMIGOS

Hay amigos eternos, amigos que son de piel y otros que son de fierro.
Hay amigos del tiempo, de la escuela, del trabajo. Amigos que se aprenden, amigos que se eligen, y amigos que se adoptan.
Hay amigos del alma, del corazón, de la sangre.
Hay amigos de vidas pasadas, amigos para toda la vida.
Hay amigos que son más que amigos.
Hay amigos que son hermanos, otros que son padres; también hay amigos que son hijos.
Hay amigos que están en las buenas, otros que están en las malas, hay amigos que están siempre.
Amigos que se ven, otros que se tocan, otros que se escriben.
Por supuesto que hay amigos que se van, que nos dejan; hay amigos que vuelven y otros que se quedan.
Hay amigos inmortales, amigos de la distancia.
Hay amigos que se extrañan, que se lloran, que se piensan. Amigos que se desean, que se abrazan, que se miran.
Hay amigos de noche, de siestas, de madrugadas.
Hay amigos hombres, amigos mujeres, amigos perros.
Hay amigos que deliran, otros que son poetas.
Hay de los que dicen todo, amigos que no hacen falta decirlos. Amigos nuevos, viejos, viejos amigos.
Hay amigos sin edad, amigos gordos, flacos.
Hay amigos que no nos llaman, que tampoco llamamos.
Con poco tiempo, amigos desde hace una hora, desde recién.
Hay amigos que dejamos ir, otros que no pueden venir, amigos que están lejos, amigos del barrio.
Amigos de la palabra, amigos incondicionales.
Hay también amigos invisibles, amigos sin lugar, amigos de la calle.
Amigos míos, amigos tuyos, amigos nuestros.
Hay muchos amigos; amigos en común, amigos del teatro, de la música, amigos de verdad.
Hay amigos que están tristes, otros que están alegres, otros que simplemente no están.
Hay amigos que se la pasan en la luna, otros en el campo, y otros en el cielo.
Todos, absolutamente todos los amigos tienen algo en común:
♥´¨)
¸.-´¸.-♥´¨) ¸.-♥¨)
(¸.-´ (¸.-` ♥♥´¨) ♥.-´¯`-.- ♥ SON INDISPENSABLES.


Gracias por estar a mi lado

~Charo Bustos Cruz~

Carlos Alberto Arellano dijo...

Unos días atrás me encontraba viendo un documental de mi colección. El tema eran los superhumanos que harán acto de presencia con la Singularidad Tecnológica. Se los comparaba con los superhéroes de los cómics. El presentador contó que a Isaac Asimov le gustaban mucho los cómics y que encontraba en ellos una gran fuente de inspiración para sus novelas. Pero Isaac (leí su autobiografía varias veces) no era lector de cómics en su vida adulta. El que sí encuentra inspiración en los cómics es Ray Bradbury. Estoy hablando, claro, de dos grandes maestros. Yo he tenido el gusto de leer muchas de sus obras.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ahora que lo pienso mejor, no sé si Bradbury lee o leía cómics. Pero sí recuerdo que cuando ingresaba a una biblioteca pública, lo primero que hacía era pasar por la sección niños. ¡Algo así!

(Isaac Asimov, por su parte, empezó a leer libros desde su niñez.)

Todo el mundo decía (incluyendo a Jorge Luis Borges) que «Crónicas marcianas» era un gran libro. Al fin llegó el día en que lo tuve entre mis manos. Era tal como decían: una obra maestra. Desde entonces, he comprado y leído todos los libros de Bradbury que encontré. (Miento: me faltan leer dos o tres.)

De la lista de historietas de esta entrada yo leía «Patoruzú», «Batman», «El Pato Donald», «Mickey Mouse», «Mafalda», «Hijitus», «D’artagnan«, «Nippur de Lagash». También recuerdo a Calculín y a Anteojito y Antifaz, que tenían una página dentro de una revista. Todo un personaje la Bruja Cachavacha. Y lo mismo puedo decir de Nippur, que era fascinante.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Teníamos una maravillosa costumbre en los años de mi infancia en Mendoza. Hacíamos trueque de historietas. Me veo caminando cuadras y cuadras con mis amigos del barrio para encontrarnos con otros coleccionistas de historietas. ¡Era una delicia volver a casa con 10 o 15 revistas que no había leído!

Ahora recuerdo otras historietas:

«El siniestro Doctor Mortis», «Desventuras de Larguirucho», «Piturro, siempre detrás de un churro», «El Tony», «Correrías de Patoruzito», «Locuras de Isidoro», «Condorito», «La pequeña Lulú», «Archie», «Flash», «Supermen», «Afanancio».

Eran días felices. Los felices días de la infancia.

Woodiana dijo...

http://salirdelpasoaviento.blogspot.com.ar/